Fetch the Bolt Cutters: Ocho años de espera para un intenso disco de denuncia por Fiona Apple

La relación con Fiona Apple es complicada, por la prolongada ausencia a la que nos tiene acostumbrados. Su genialidad musical puede equipararse a su personalidad retadora hacia la industria musical, los cánones sociales y prácticamente lo que se le cruce.

Desde 1996, año de su debut, Fiona Apple ha sido un torbellino que nos ha dejado enormes trabajos musicales y el constante miedo de que nunca más vuelva a lanzar algo. Hoy es uno de esos escasos días en los que un nuevo LP suyo ve la luz, afortunadamente. Abriendo con una burla sobre una espera de años, y una demostración de que sigue cantando y tocando increíblemente, escuchamos desde el inicio las razones por las que tardó en sacar este disco, ya que el sonido de su voz como del piano están trabajadísimos.

El estado ermitaño en el que Apple vive, junto con su instrucción musical desde niña, nos han dejado joyas como “Sullen Girl” y “Love Ridden”, en las que nos transmite golpes emocionales con solo piano y voz. Obsesiva con la perfección de su música, parece mandado a hacer el escenario para su quinto disco, un encierro indefinido.

Al escuchar estas trece nuevas rolas, entendemos muy bien el aplazamiento de Fiona Apple, ya que es un trabajo cuidado al extremo, en sus cambios de tiempo, las texturas que usa, las letras y hasta los pianos disonantes. La producción, hecha por ella misma, le encuadró dos roles a una misma persona, en un una grabación que hizo recluida con su banda en su casa de Venice Beach, y en la que usó objetos de su casa para las percusiones.

La crítica social es directa, tirándole, por ejemplo, a los VIPs y a los PYTs (Pretty Young Things) en la canción homónima, en donde pide una y otra vez ser liberada de lo que la gente espera de ella, y de continuar sin que le importe
lo que quieren que sea. Las canciones de sonido dulce pero mensaje abrumador siguen ahí, como en esta canción, “Ladies” y “Under The Table”, que parece una balada romántica, pero es una denuncia al repetir que, le guste a quien le guste, Fiona Apple no se callará.

En “Relay”, Apple despotrica contra la maldad compartida por la gente, y tiene una de nuestras líneas favoritas, cuando critica a quien presenta su vida como un panfleto de propaganda. Es una rola en la que no tiene descanso alguno:

Las percusiones potentes se suman al sonido de Fiona Apple, y tienen un papel muy importante para darle fuerza a sus nuevas canciones, como en “Rack of His” o “Newspaper”. En “For Her”, con estos sonidos, denuncia la cultura sexualmente abusiva, la violación y la inacción de la sociedad ante los depredadores, en una rola que rompe su forma una y otra vez, un viaje de sorpresas:

Cara DeLevigne apoya en el coro de la canción homónima del disco, y la hermana de Fionna, Maude Maggart, apoya en “Newspaper” (rola con las mejores segundas voces del álbum). La Neoyorquina se mantiene fiel a su concepción de música, sin que las colaboraciones la abrumen.

Es un disco para darle varias vueltas, porque las letras que hizo traen referencias externas, historias personales intricadas (cargadas de su relación con Paul Thomas Anderson) y varios temas persistentes en su discografía, como la dificultad para relacionarse, la frustración al esperar más de ciertas personas y su inconformidad con la sociedad vacía y pretensiosa en la que denuncia que vivimos. Por lo menos nos da algo más que hacer en la cuarentena.

Nos encantaría haber visto los momentos de grabación en su casa, ya que usó lo que tenía a la mano para usarlo como percusión, y se apoya bastante en estos elementos. Como en “Heavy Balloon”, que además nos da a Fiona Apple en su mejor versión, con una voz rasposa e intensa, que es la protagonista con pocos instrumentos pero una musicalidad brutal.

Sabe distinta esta entrega, después de tanto tiempo sin material nuevo y en medio de una reclusión indefinida. Un poco más de cincuenta minutos de intensidad es lo que se agrega a su catálogo, ya que para cuando acaba el disco, estás desconcertado de lo que acabas de escuchar.

Con un tour cancelado en 2012, por cuestiones de salud de su perrita, las ganas de ver a Fiona Apple en vivo quedaron intactas, por lo que esperamos que este encierro obligatorio cambie algo en su cabeza y en cuanto esto finalice, anuncie gira.