Toda una experiencia audiovisual: Así se vivió la primera edición de Sónar México

Cuando se anunció que el Sónar llegaría a Mexico, todo el mundo se emocionó por el calibre de festival que es a nivel mundial. Más allá de ser un simple festival de música, es una de las puertas más grandes para disfrutar de una experiencia audiovisual completa, llena de tecnología. Y no lo decimos a la ligera, de verdad, estar frente a cada uno de los escenarios y muestras te hacían sentir como en otra dimensión, además la selección de artistas y sonidos hicieron de esta una enorme oportunidad para escuchar de todo, desde rap hasta electrónica y soul. 

Lo tenemos que decir, la primera edición en nuestro país fue todo un éxito. Como todos esas primeras experiencias, hay cosas que afinar pero en lo esencial no fallaron. Sin duda nos demostraron que tienen el potencial para ser uno de los mejores festivales mexas y que, habrá mucho más de Sónar en el futuro. Si no tuvieron chance de ir, no se preocupen, por acá les contamos cómo se puso este enorme fiestón.

Perfect Lovers

El inicio del festival fue muy sorprendente y lo abrió Perfect Lovers, un DJ canadiense pero con residencia en México. Su propuesta es bastante interesante, mezclar la oscuridad industrial del techno puro con sonidos latinos. Además de la parte musical, que es muy importante, algo que hace únicos sus shows es que complementa la parte musical con una puesta en escena con varios artistas queer.

Desde que tomaron el control y comenzaron a tirar beats, pusieron la pauta para lo que veríamos en todo Sónar, un festejo enorme a la diversidad en todos los aspectos, principalmente en la música y sus múltiples variantes. Los bailarines fueron parte esencial de este set, ya que le dieron un rumbo diferente al proyecto de Perfect Lovers y por partes hasta se robaban el show. Apenas iba empezando el festival y ya nos estábamos llevando un gran sabor de boca.

Foto: Jimena Palacios

Foto: Jimena Palacios

Noa Sainz

A pesar de que aún era temprano y todavía no llegaba mucha gente al escenario principal de Sónar México, un pequeño pero apasionado grupo de personas se dieron cita para ver a Noa Sainz y vaya que valió completamente la pena. Desde que se subió al escenario, la cantante de Saltillo contagió al público con su buena vibra y poco a poco los adentró en su mundo lleno de vibras soul y de R&B

Ella es toda una performer en la extensión de la palabra, canta, baila y se concentra en el público. También tenemos que reconocer que llevaba unos musicazos, sobre todo el guitarrista, que con nada más aventarse algunos riffs funk logró prender a todos en el lugar. El set de Noa fue perfecto para dar inicio a una jornada intensa. Canciones suaves y perfectas para disfrutar del momento, chillear y relajarte. No le pierdan la vista a esta chica porque estamos seguros que hará muchas cosas grandes en el futuro.

Foto: Jimena Palacios

Foto: Jimena Palacios

Jesse Báez

Sí, sabemos que no todo el mundo le entra al género urbano, pero afortunadamente en Sónar hay espacio para toda clase de expresiones artísticas. Sin duda, uno de los shows que más impresionaron de todo el festival fue el de Jesse Báez. El guatemalteco no se guardó nada, canción tras canción fue aventado puros hitazos que ni siquiera le daban respiro a los asistentes.

El sonido en vivo de sus rolas es impecable, con tan solo un DJ tirándole las pistas, Jesse logró prender a todos en el Sónar Lab. Vaya fiestota que se armó, ya que logró prender al público con sus letras sinceras y beats bailables mezclados con ese particular R&B que solo él sabe hacer. El cantante y productor demostró que está para cosas chonchas y que poco a poco lo veremos tocando en venues más grandes.

Foto: Jimena Palacios

Foto: Jimena Palacios

Nosaj Thing x Bureau Cool

Ahora sí, había llegado el momento de entrarle con todo a la música electrónica, y qué mejor que con Nosaj Thing. El productor norteamericano no estaba solo, ya que lo acompañó su colaborador y amigo, Bureau Cool. Tal y como su nombre lo indica, este fue un versus de DJ’s y sinceramente nunca decepcionaron.

Ambos no se querían quedar atrás y sacaron la mejor selección de rolas que tenían su arsenal. Fue toda una batalla (amistosa, claro) para ver quien era el mero mero en las tornamesas, y aunque no tuvimos un ganador claro, podemos que los que salimos ganones fuimos todos los que vimos este set completito.

Foto: Jimena Palacios

Foto: Jimena Palacios

 BADBADNOTGOOD

Todos los fanáticos del jazz tuvieron chance de ver a una de las bandas más innovadoras y creativas que hay en la actualidad en el género, BADBADNOTGOOD. Muchos pensaban que con ellos sería una hora para relajarse y prepararse para lo que vendría pero se equivocaron por completo. Los canadienses nos dieron un set repleto de pasajes psicodélicos que volvieron loco a todo el Sónar, porque el escenario principal estaba repleto a la hora en la que ellos tomaron sus instrumentos.

Matthew A. Tavares, Chester Hansen, Alexander Sowinski y Leland Whitty demostraron a cada nota y a cada preciso toque de los contratiempos en la batería que son unos musicazos y virtuosos, así sin más. La banda dio un recorrido por toda su discografía y como siempre, nos hicieron darnos cuenta de que el jazz (aunque hay quien lo considera aburrido) es todo lo contrario.

Foto: Jimena Palacios

Foto: Jimena Palacios

Skepta

Si creíamos que ya no podíamos escuchar algo más en este festival, el rap se hizo presente con Skepta, quien se subió al escenario (con todo y el traje de La casa de papel y máscara de Dalí) para dar el set más ponchado de toda la jornada. Y no lo decimos a la ligera, de verdad, con cada beat que el DJ le tiraba se podía sentir como los monitores del lugar apenas y podían aguantar el poder de esos sonidos.

Ver al británico moverse de lado a lado fue una experiencia catártica, mientras nos aventaba violentamente sus rimas. El MC dio una clase magistral de cómo se debe dar un show de rap. Skepta tiene el manejo perfecto del timing y sobre todo, sabe como manejar al púbico y hacerlos vibrar. Sin duda el rapero está puesto para tocar en los mejores festivales del mundo y no le pide nada a todas las estrellas que hay ahorita en el género.

Foto: Jimena Palacios

Foto: Jimena Palacios

Richie Hawtin Close

Para todos los que ya estaban enfiestados, sin duda fue un deleite ver a Richie Hawtin Close, una de las leyendas más grandes de la música electrónica. El productor alemán, ahora bajo el concepto de close, retumbó todo el escenario principal con sus rolas, plagadas de techno y acid fusionados con pasajes minimalistas. Su set fue magia pura, demostrándonos que no se necesita tener una megaproducción visual (como la que traen la gran mayoría de DJ’s en la actualidad) para dar un show espectacular.

Justo de eso se trató su presentación, de concentrarse en la música, en los sonidos y texturas. Con un juego de luces muy tenues, que apenas dejaban ver la misteriosa figura del DJ y ante todo un público fiel que, a las 2 de la mañana se quedó para verlo y sorprendentemente aún seguían bailando y sacando sus mejores pasos, Richie cerró una jornada musical maratónica.

Foto: Jimena Palacios

Foto: Jimena Palacios