A partir de hoy ya podemos escuchar en su totalidad Process, el álbum debut de Sampha. Una producción que ha le ha costado al músico británico seis años de largo trabajo, ya que ha estado más ocupado en su faceta como productor detrás de algunos éxitos de Solange, SBTRKT, Drake y hasta Kanye West.

Más allá de concretar un proceso creativo, este disco se ha visto envuelto en toda clase de asuntos personales que le han ocurrido a Sampha Sisay, incluyendo la muerte de su madre.Gracias a la música pudo superarlo un poco más rápido, aprendiendo que las cosas no necesariamente tienen que ser perfectas para que salga bien, añadiendo ese sentimiento nostálgico y fundamental que surge en cada tema.

Desde agosto del año pasado Sampha ha estado haciendo promoción a este trabajo con algunos singles, de donde se desprende “(No One Knows Me) Like the Piano”. Éste consta únicamente de su voz acompañada de notas en el piano y coros. Fue dedicada especialmente a ese instrumento que tenían en la casa de su madre al sur de Londres, desde que tenía 3 años.

 

 

Su sonido en particular varía dependiendo de cada tema. Algunas tienen una vibra muy James Blake debido al estilo de canto y aunque la melancolía se apodera de las diez piezas, canciones como “Under” y “Kora Sing” contienen más elementos en la parte instrumental destacando entre los demás con mayor energía y calidad, con percusiones lentas pero muy marcadas.

Actualmente Sampha estará haciendo un par de presentaciones en televisión, seguido por una serie de fechas abriendo los conciertos de The xx para darse a conocer ante el público británico en esta nueva etapa de su carrera que suena muy prometedora. También formará parte de festivales como Coachella y Primera Sound, que tienen gran importancia a nivel mundial.

La profundidad de sus letras impregnadas en su sonido elegante y frío (muy acorde con esta época), hacen de Process un trabajo que vale la pena escuchar.