‘Song Machine: Strange Timez’: Una divertida hora con Gorillaz y amigos

Gorillaz es un proyecto con más de cien músicos involucrados a lo largo de su historia, que ha mostrado distintas facetas, desde que lanzaron su disco homónimo hace casi veinte años. Ahora, su nuevo disco de estudio se titula simplemente Song Machine, una descripción precisa de lo que es Albarn y compañía: la banda ha lanzado tres discos en cuatro años.

En este nuevo álbum, 2-D, Noodle, Murdoc y Russel reclutaron a un equipo estelar para colaborar a lo largo de diecisiete canciones. Los sintetizadores son protagonistas en el disco, en congruencia con la portada que muestra un pequeño teclado naranja, lleno de colores y botones. Los trabajos recientes de estudio de la banda mostraron dos lados opuestos, ya que Humanz fue un relato post apocalíptico, lleno de rap y algunas de las canciones más obscuras de los simios animados.

¡Gorillaz armará un live con invitados especiales por el estreno de 'Song Machine'!

Foto vía Instagram: @gorillaz

También puedes leer: GORILLAZ EN LA ERA DEL INTERNET, ‘SONG MACHINE’ Y MÁS: UNA ENTREVISTA CON DAMON ALBARN

Gorillaz sigue experimentando con ‘Song Machine’

Por el contrario, The Now Now mostró a 2D al frente en todo momento, con temas más ligeros y alegres que le dieron más importancia a la guitarra y a la melódica voz de Albarn. Ahora, Song Machine es una recopilación de canciones divertidas, bajos y versos pegajosos para ponernos a bailar. Con la facilidad lírica de la banda, ahora tenemos varios versos que nos sacan risas, entre música ligera pero muy bien maquilada bajo la producción de Remi Kabaka Jr.

El Song Machine de Gorillaz abre con una de las canciones que emocionaron a todos los fans y la que le da nombre a esta primera temporada “Strange Timez” con la colaboración del mismísimo Robert Smith, donde logra combinar esa vibra oscura de la voz del líder de The Cure con una melodía electrónica. Pero todo cambia de un momento para otro con “The Valley Of The Pagans” junto a Beck, un tema con tintes funk que recuerdan a lo que Hansen hizo en su álbum Midnite Vultures

Un balance entre rolas lentas y frenéticas

Pero después de este par de temas, la intensidad baja un poco para pasar a una canción mucho más tranquila, “The Lost Chord” con un par de sintetizadores tenues y guitarras que van haciendo un par de contrapuntos donde brilla por completo las frases que canta Leee John. De repente y como para sacudirnos llega “Pac-Man”, que nos recuerda a los primeros trabajos de la banda, una base rítmica de rap divertida donde ScHoolboy Q nos muestra de qué está hecho.

En este estado mental, en “Chalk Tablet Towers” canta 2-D junto a St. Vincent:
I wanna get drunk
I wanna get stoned
I wanna give up
I wanna go ho-o-o-ome

Y vaya que extrañamos un rato de distracción en el encierro, pero lo único que podemos hacer al respecto es cantar y bailar. Tras este momento de felicidad instantánea suena “The Pink Phantom” donde Elton John nos hace los honores, tocando el piano e interpretando una de las rolas más melancólicas de todo el disco, cuya historia es igual de fascinante que la melodía, donde el legendario músico entrega todo, casi como si le estuviera cantando al pasado.

También puedes leer: DAMON ALBARN NOS CUENTA CÓMO UN BENTLEY ROSA LO INSPIRÓ A COLABORAR CON ELTON JOHN

Albarn logra que todos los invitados brillen

Por supuesto que no podíamos dejar pasar canciones como “Aries”, donde a pesar de no cantar absolutamente nada, podemos escuchar a Peter Hook con esa línea de bajo llena de chorus que tanto lo caracteriza. En esa misma línea llega “Friday 13th” con Octavian Essie, que si bien no brilla por ser espectacular, es una verdadera muestra experimental donde Damon y compañía llevan los sintetizadores a otro nivel.

“Désolé” junto a Fatoumata Diawara es una verdadera joya, pues Damon Albarn logra mezclar dos de sus pasiones junto a la actriz y cantante de Costa de Marfil: la música tradicional africana y los sonidos de occidente. Y tras esta grandiosa mezcla de ritmos llega “Momentary Bliss”, el primer episodio de Song Machine donde slowthai y Slaves junto al cocreador de Gorillaz logran crear una combinación explosiva.

Los nuevos colaboradores demuestran cosas muy interesantes

Albarn tiene ojo clínico para descubrir talento, y no solo colabora con artistas consagrados, ya que para este disco nos presenta a nuevas propuestas como slowthai, Georgia, 6LACK y JPEGMAFIA, entre otros. Como lo vimos en el reciente Humanz, con Little Simz, Kali Uchis y Danny Brown, la banda disfruta de darle un escenario importante a nuevos talentos.

Cuando de innovar se trata, escuchamos rolas electrónicas completamente como la brutal “Opium”, con progresiones que nos llevan a un house ligero y hasta tropical, en un formato sólo explorado por la banda en algún remix. Canciones breves y directas son la fórmula de este disco, apenas tras unos segundos, ya te encuentras bailando al sonido de los sintetizadores, como en “Severed Head”, en la que colaboran Goldlink y Unknown Mortal Orchestra.

Gorillaz cierra de forma magistral el disco

Nos fascina la capacidad para reinventarse que tiene la banda virtual, como ocurre con “With Love To An Ex”, en la que hay una nueva variante de un trip hop lento, con voces distorsionadas y synths elongados y ominosos, que resulta en un sentimiento hipnótico que dejamos en repetición varias veces.

Song Machine cierra con un tema brutal, “How Far?” que cuenta con la participación del fallecido Tony Allen –en batería y voces– así como unas líneas densas rapeadas por Skepta. Este es un verdadero tributo a este gran músico que durante años colaboró con Damon y que fue una leyenda del afrobeat, porque tiene ese ritmo lento y acompasado en la batería que nos dejó como legado. Un final potente y que contrasta con la última parte del álbum.

Al final, Gorillaz nos entrega un disco que tiene el sello de la casa, un montón de colaboradores pero que en esta ocasión, sobresalen por sí mismos. A diferencia de Humanz y a pesar de que se terminó en cuarentena, Damon Albarn se dio el tiempo de tomar lo mejor de cada uno de estos invitados y explotarlo al máximo dentro de la banda… si esta es la primera temporada de Song Machine, no podemos esperar a que salga la siguiente.