Si tú tienes entre 30 y 40 años, es muy probable que los nombres de Cobain, Cornell o Vedder te sean tan familiares como los de Hendrix, Lennon y Bowie lo fueron para tus padres. Los videos de Soundgarden y Alice in Chains en MTV, las bermudas y el cabello largo de Eddie Vedder, y la portada de Nevermind con el bebé nadando son memorias que conservamos como si hubieran ocurrido apenas hace unos meses.

Dicen que el periodo que te deja una mayor impresión mientras creces es aquella etapa de transición que te lleva de la infancia a la adolescencia. Son los años en los que queremos abandonar los juguetes y crecer lo más rápido posible. Ante la falta de comprensión de los padres, buscamos otros modelos a seguir y las estrellas de rock siempre han sido el sustituto ideal. ¿Pero qué pasa cuando la estrella no está dispuesta a ser el ídolo de nadie? ¿Qué sucede cuando el artista sólo puede cantar sobre su apatía, su ansiedad y su dependencia a los antidepresivos?

Pues bien, esos fueron los años felices del grunge.

Más que un estilo musical, el término “grunge” solía ser empleado para describir la escena local de Seattle a mediados y finales de los 80. Pero mientras fueron transcurriendo los años, las bandas de Seattle pasaron de tocar en bares a tocar en arenas con nombres corporativos. El grunge se convirtió en el portador de la bandera del rock alternativo que llegó para sustituir a la bandas hair metal que dominaban las estaciones de radio en los 80. Aerosmith, Van Halen, Guns ‘n’ Roses y Bon Jovi tuvieron que ceder su lugar a una nueva generación de bandas que en realidad no estaban tan sedientas por la fama. Incluso las grandes estrellas pop del momento como Michael Jackson y Madonna tuvieron que hacerse a un lado ante la invasión del Pacífico noroeste.

Si tuviéramos que distinguir al grunge como un género musical, tendríamos que resaltar las guitarras distorsionadas al estilo de Sonic Youth, el sludge de los Melvins y la técnica loud-quiet-loud de los Pixies. También está la herencia de Neil Young -por esto llamado el “padrino del grunge”- por esas guitarras con demasiado fuzz que escuchamos con Crazy Horse en Rust Never Sleeps. El grunge siempre ha sido descrito como un híbrido del punk, el metal y el noise. ¿Pero eran punks que tocaban metal o metaleros que tocaban canciones de punk? Ninguno en realidad. Si las bandas grunge lograron estar presentes a lo largo de toda una década fue porque tenían su propia voz.

El grunge nace de los ideales de las bandas emo y hardcore con temas estrictamente personales y emocionales. A diferencia de otras bandas punk que por medio de la música protestaban contra el sistema, el gobierno o cualquier otra fuerza externa de autoridad, los emos se dejaban consumir por sentimientos de rechazo, alienación e indignidad. Las bandas de grunge se identificaban con esos temas, pero en lugar de meter guitarrazos veloces, prefirieron adoptar el sonido tenebroso y pesado de Black Sabbath y los Stooges. Mark Arm de Mudhoney es prácticamente un clon de Iggy Pop. Pero con camisa.

Según varias fuentes, la primera banda grunge en lanzar un disco fue Green River que en 1985 salió de la nada con Come On Down. Green River no alcanzó ningún éxito fuera de Seattle, pero su lugar en la historia quedará asegurado gracias a que sus integrantes años más tarde formarían bandas con mucha más influencia. El vocalista Mark Arm se llevó al guitarrista Steve Turner para formar Mudhoney en 1988 mientras que Jeff Ament y Stone Gossard formaron Mother Love Bone con el cantante Andrew Wood. Tras la muerte de este último, los dos guitarristas reclutaron a Mike McCready y a un empleado de una gasolinera en San Diego llamado Eddie Vedder (gracias al contacto de Jack Irons de los RHCP). Juntos empezaron una banda que a finales de 1990 bautizarían como Pearl Jam.

De seguro ya los conoces, pero de cualquier forma, te presentamos a las 5 bandas más importantes del grunge.

SOUNDGARDEN

Las cinco bandas en esta lista no están en ningún orden de importancia. Pero como Soundgarden nos visita por primera vez en su larga trayectoria, los vamos a poner primero.

Y en efecto, la trayectoria de Soundgarden ha sido bastante larga y fructífera, a pesar de ser interrumpida en 1997. La historia de Soundgarden va de la mano con la del sello indie Sub Pop ya que su fundador Bruce Pavitt conoció a Kim Thayil cuando cursaban la preparatoria en Illinois. Junto con Hiro Yamamoto, los dos amigos se fueron a estudiar al estado de Washington. Fue ahí cuando en 1984, Yamamoto reclutó a su roomie Chris Cornell para empezar una banda que llamaron Soundgarden. El nombre lo tomaron de una escultura de Seattle. Cuando Pavitt fundó Sub Pop dos años después, Soundgarden fue una de las primeras bandas en sus filas cuando lanzaron su primer sencillo y un par de EPs.

En 1989, la banda atrajo la atención de las grandes disqueras y A&M Records fue la que ganó el contrato. De 1990 a 1996, Soundgardan lanzó cuatro álbumes de estudio con A&M, empezando con Louder than Love que se llevó una nominación al Grammy. Con el arribo Ben Shepherd en la alineación, las expectativas eran demasiado altas cuando en 1991 sacaron Badmotorfinger, pero el estreno fue opacado por el sorprendente éxito de Nevermind.

Soundgarden logró encontrar el éxito masivo que fue por tanto tiempo predicado, pero lo hizo hasta 1994 con Superunknown. El álbum ganó dos Grammys, vendió tres millones de copias y se desprendieron varios sencillos como “Black Hole Sun”. Éste fue el año en que el grunge se encontraba en la cima de su popularidad pero al mismo tiempo ya había perdido cualquier conexión que tenía con sus raíces en el punk y el underground. El movimiento había salido de Seattle y varias bandas de otros puntos de Estados Unidos buscaban reproducir el mismo sonido, dando lugar al post-grunge. Cuando Down on the Upside salió en 1996, la radio estaba saturada por bandas como Bush, Everclear, Live y Matchbox 20. Los problemas internos de Soundgarden y su decadente popularidad aceleraron la ruptura que se hizo oficial en 1997.

De las cenizas de Soundgarden, Chris Cornell formó Audioslave con integrantes de Rage Against the Machine mientras que los demás integrantes se concentraron en otros proyectos. Fue hasta 2011 cuando la banda pudo resolver sus diferencias para regresar al año siguiente con el nuevo álbum, King Animal seguido por una gira mundial.

Y bien, esa gira mundial llega a la Ciudad de México el viernes, 31 de mayo, para presentarse en el Palacio de los Deportes. ¡Boletos en Ticketmaster!

NIRVANA

Qué podemos decir sobre la grandiosa y trágica historia de Nirvana que no se ha publicado un millón de veces. Y eso no es una exageración. Nirvana es de esas bandas con las que podemos usar el adjetivo “legendarios” sin que suene choteado. Tal fue su impacto que todavía se nos pone la piel de gallina cuando vemos el video de “In Bloom” o el de “Lithium”. ¿Cuál es el secreto? Difícil decir, pero a diferencia de sus pares como Soundgarden, Mudhoney y Screaming Trees, el sonido de Nirvana no era tan pesado sino había una preferencia por la melodía. Kurt Cobain se inspiraba en una gran variedad de bandas como los Pixies, the Vaselines, David Bowie, Dinousar Jr, Earth y los Melvins. El tomaba lo mejor de cada una y con ese don que tenía por escribir ganchos memorables nos sorprendía con canciones como “Rape Me” y “Dumb”. Aunque la letra era terriblemente deprimente, la música te ponía a brincar como ninguna otra. Lo mejor de todo es que sus discos no son viajes de nostalgia, sino siguen conservando esa energía que les daba vigencia. Sin embargo, no podemos evitar algo de envidia cuando un chavito va a escuchar estas canciones por primera vez en su vida. Un día te tocará ponerle este video a tus hijos y te lo agradecerán por siempre.

MUDHONEY

Como ya lo mencionamos arriba, Mudhoney surgió tras la desintegración de Green River y a diferencia de la gran mayoría de sus contemporáneos, la banda ha permanecido unida y sacando discos para Sub Pop a un paso constante. Su más reciente álbum, el noveno de su discografía, lleva por título Vanishing Point y salió a la venta en abril. Nos da gusto reportar que Mark Arm sigue siendo tan inmaduro y desmadroso como siempre. Y quizás esa sea la clave. Mudhoney se distingue por un sentido del humor que no va con el perfil de las otras bandas que suelen tomarse muy en serio. El grupo fue el primer éxito de Sub Pop y tuvo la gracia de poner al grunge y a Seattle en el mapa de un país donde las únicas ciudades que contaban eran Nueva York y Los Ángeles. Demos gracias.

ALICE IN CHAINS

Alice in Chains es otra de las tragedias en la historia del grunge. La década de los 90 no estuvo exenta de los casos de abuso a los que se someten las estrellas de la música cuando la fama puede ofrecerte todo lo que jamás deseaste. Muchos logran escapar a la muerte… otros no. De las bandas grunge que salieron de Seattle, Alice in Chains fue de las que más se apegó a las influencias metaleras del género para apelar a esa audiencia. La banda fue formada por Layne Staley y Jerry Cantrell a mediados de los 80. Columbia Records firmó un contrato con la banda para lanzar su debut en 1990, un disco titulado Facelift. Tras el repentino éxito de Nirvana en 1991 con Nevermind, los grupos alternativos de Seattle se volvieron la codicia de las grandes disqueras. Afortunadamente para Columbia, el sello ya tenía a una de ellas entre sus filas y pronto modificaron la dirección de Alice para ajustarse a las exigencias de la nueva escena alternativa. En 1992, sacaron Dirt, liderado por el sencillo “Would?”. El álbum fue un éxito para Alice in Chains, pero un éxito que la banda nunca logró capitalizar a causa de los problemas de adicción de Staley. Después de varios años de incertidumbre, presentaciones esporádicas, y proyectos fallidos Staley fue encontrado muerto a causa de una sobredosis de herína en 2002. Tuvieron que pasar varios años para que Cantrell pudiera volver armar a la banda hasta que finalmente reclutó a William DuVall como su nuevo vocalista. En 2009, Alice in Chains por fin pudo lanzar Black Gives Way to Blue, su primer disco en casi 15 años, seguido por The Devil Put Dinosaurs Here, un disco que tendrá su estreno el 28 de mayo.

PEARL JAM

Y llegamos a Pearl Jam.

Podemos decir con mucha seguridad que Pearl Jam es la banda de rock alternativo más exitosa de Estados Unidos. Desde que hizo su debut en 1991 con Ten el grupo ha lanzado nueve álbumes. Su última producción fue Backspacer, el cual tuvo su estreno en 2009. La historia de Pearl Jam es larga, larga, larga pero muy fascinante. Aunque Vedder no sea una figura tan inestable como lo fue Kurt Cobain, Layne Staley o Shannon Hoon y aunque la banda nunca se desintegró, Pearl Jam sí tuvo que sobrevivir varios conflictos que lo tuvo al borde del fin. Al estar en la cabeza del movimiento bautizado por la prensa como “grunge”, Pearl Jam a menudo fue el blanco de las críticas que los culpaban por transformar el rock alternativo en el nuevo mainstream. El grupo no supo muy bien como lidiar con ese nivel de popularidad, lo cual incrementó las tensiones entre los integrantes cuando se dedicaron a grabar su segundo álbum, Vs. A pesar de todo esto, el disco logró capturar la intensidad de las emociones que estuvieron a punto de desintegrar a Pearl Jam, así obsequiándoles uno de los mejores discos de la década.

Texto: @ShyTurista