Taylor podría ser una ex líder de la Iglesia de Satán o una “representante” de los grupos extremistas raciales de Estados Unidos; sin embargo, si de algo estamos seguros, es que es una buena, muy buena persona con sus fanáticos. La prueba, o más bien, el milagro de Navidad que lo comprueba es que la cantante le compró una casa a una fan que estaba embarazada y no tenía un hogar. Awww!

Stephanie Waw tenía ocho meses de embarazo cuando Taylor decidió convertirse en una especie de ángel de la vida real al ayudarla no sólo con muchos boletos para sus conciertos en Inglaterra o una enorme donación, sino con la compra de una casa. A través de la nueva aplicación, The Swift Life, esta mujer compartió su historia.

En un concierto de Swift, después de que la mamá de Stephanie la contactara para contarle la historia de su hija, la cantante la llevó a su vestidor para decirle: “Stephanie, has estado por mucho tiempo en mi vida y nunca me has pedido nada. Me pudiste haber buscado y yo te pude haber ayudado. Pero no lo hiciste”.

La ex country le dijo que le devolvería el dinero del boleto, pero en realidad, lo que hizo fue darle el dinero para que se comprara una casa y todo lo que necesitaba el bebé que estaba en camino. “Quiero que disfrutes a tu bebé, que no te preocupes de todas esas cosas”.

 

No es la primera vez que Taylor hace cosas lindas por sus fanáticos. Siempre suele visitar hospitales, hacer donaciones para personas que necesitan tratamientos contra el cáncer e, incluso, una vez pagó la deuda que un estudiante tenía.

Así que podríamos olvidar, aunque sea por un momento, su extraña relación con los neonazis y todas esas historias en las que Swift es una “bitch, please para mejor hablar de su música y las buenas acciones que ha hecho desde que se convirtió en una estrella de pop.