The Drums, comandada por Jonathan Pierce, es una de las bandas que visitan México cada que pueden y de forma recurrente. Más allá de que lo hagan porque son “muy rentables”, como dirían algunos, la verdad es que el amor que el frontman y encargado de este proyecto musical tiene por la música, es por y gracias a los fans mexicanos. Ayer, una vez más, se encargó de dejarlo en claro durante su visita a El Plaza Condesa con unas palabras emotivas que llenaron nuestros ojos de lágrimas.

Foto: Stephania Carmona

Sin una banda de apertura y con El Plaza Condesa llenándose más y más a cada minuto, cerca de las 9:15 los músicos de acompañamiento de The Drums salieron al escenario minutos después de las 9 de la noche para comenzar con los primeros acordes de “Days” de su conocido álbum Portamento (2011). Con un traje deportivo y micrófono en mano, Jonny Pierce salió al escenario para desatar aún más los ánimos de la gente, quienes comenzaban a arremolinarse para estar cerca del cantante.

Foto: Stephania Carmona

La noche de The Drums, fue un tornado de éxitos y nostalgia. Sonaron canciones súper conocidas como “Best Friend”, “Money”, “Down By The Water”, “How It Ended”, y “Let’s Go Surfing”. Pero también, la banda aprovechó e interpretó canciones más nuevas como “Brutalism”, “Loner”, “626 Bedford Avenue”, de su más reciente disco Brutalism.

Si bien las canciones tienen años de distancia o fueron escritas en contextos y etapas diferentes de la banda, la cual comenzó con cuatro integrantes y se quedó únicamente con Pierce al mano, si todas tuvieron algo en común fue que todas fueron coreadas y permitieron a los fans descargar la alegría acumulada. Quienes estábamos hasta atrás de la pista, en la zona General, no me dejarán mentir: el piso retumbaba como pocas veces he sentido en un concierto. 

Foto: Stephania Carmona

La conexión de Jonny y su público es única, en serio. Cada movimiento que el cantante hace, cada gesto, cada mirada basta para que los fans se entreguen por completo, algo que Pierce agradeció a su público luego de interpretar “I Can’t Pretend”, con unas palabras que le hicieron sacar una lágrima a más de uno. 

“Un momento, por favor”, dijo Jonny mientras llamó a una chica llamada Isabel al escenario. “primero quiero decirles: muchísimas gracias, si no fuera por México no sé si aún estaría haciendo música”, dijo Jonny entre gritos del público que alababan su nombre, lo cuales aumentaron cuando la chica tradujo el mensaje en español.

“Y bueno, la otra cosa que quiero decir es: si alguno de ustedes tiene miedo de ser quienes son, porque tienen miedo de ser juzgados por otras personas como sus padres o amigos, compañeros de trabajo, recuerden que pueden encontrar una familia, la cual ustedes pueden elegir”, mencionó Pierce y explicó que él lo hizo cuando escogió a Isabel, de la CDMX, como su hermana.

La noche emotiva y musical de The Drums finalizó con “Meet Me in México”–una canción que The Drums lanzó el año pasado para ayudar a las víctimas del 19-S–, “Book of Revelation”, y “Blood Under My Belt”.

Este concierto, sin duda alguna, fue por y para fans. Y es que más allá de demostrarnos que la banda sigue vigente hasta nuestros días, luego de una década, Jonathan Pierce nos abrió su corazón y nos dejó saber que si ha llegado hasta donde está, a pesar de sus inseguridades y miedos que lo invaden a diario, ha sido gracias a sus seguidores mexicanos, quienes le regresan de la misma intensidad y manera el amor que él brinda a través de su música.

Foto: Stephania Carmona

Galería: 

Foto: Stephania Carmona

Foto: Stephania Carmona

Foto: Stephania Carmona

Foto: Stephania Carmona

Foto: Stephania Carmona

Foto: Stephania Carmona

Foto: Stephania Carmona

Setlist: 

1.- Days
2.- Best Friend
3.- Heart Basel
4.- Body Chemistry
5.- Mirror
6.- Brutalism
7.- I Can’t Pretend
8.- Loner
9.- Let’s Go Surfing
10.- Money
11.- Book of Stories
12.- 626 Bedford Avenue
13.- How It Ended
14.- Down by the Water
Encore:
15.- Meet Me In Mexico
16.- Book Of Revelation
17.- Blood Under My Belt