El día de ayer Mötley Crüe celebró el último concierto de su gira de despedida en el ‘Staples Center’ de Los Ángeles y era de esperarse que echaran la casa por la venta, para este concierto montaron su montaña rusa “Crüecifly” en la que Tommy Lee

con su batería hace un genial recorrido por encima de la arena.

Esa noche todo marchaba bien, hasta que la montaña rusa se atascó y dejo al gran Tommy de cabeza, pero esto pareció no alterarlo en lo más mínimo y siguió tocando hasta que llegó el rescate. Es a partir del minuto 3:30 en el que la montaña rusa ya no avanza.

Aunque no fue fácil bajarlo, su equipo lo logró y Tommy Lee demostró por qué es uno de los mejores bateristas que conocemos.

**Vía Stereogum