Los trabajos no tan conocidos de Jamie Hewlett (más allá de Gorillaz)

Un 3 de abril pero de 1968 nació uno de los artistas visuales más importantes de los últimos años, Jamie Hewlett. Quien junto a Damon Albarn y con la intención de desafiar a los grupos ‘plásticos’ de finales de los noventa se le ocurrió una idea que sin duda para la época sonaba descabellada pero que era totalmente revolucionaria, donde combinaría sus dones con el dibujo y la música singular que componía su compañero, el cual lleva por nombre Gorillaz.

Es así como nacieron 2-D, Murdoc, Noodle y Russel, cuatro personajes animados crudos pero con un montón de personalidad que enamoraron a todo el mundo. Necesitaron tan solo unas rolas fuera de lo común y los bosquejos bien armados de Jamie para volarnos la cabeza por completo.  Sin saberlo –al parecer–, Gorillaz se convirtió en la banda de animación más importante de la historia y el proyecto más exitoso de ambos, que los ha llevado a ser reconocidos por el arte y el amor que le ponen a cada disco, a cada dibujo con el que promocionan sus videos musicales y demás.

Sin embargo, además de dibujar a Gorillaz, Jamie Hewlett ha estado involucrado en otro tipo de proyectos que lo han convertido en uno de los artistas más importantes de sus generación. Es por eso que queremos recordar algunos trabajos del dibujante inglés que no son tan conocidos pero que son igual de interesantes que la popular banda animada.

Tank Girl

Irónicamente y aunque este le dio la fama mundial, el primer trabajo importante de Jamie Hewlett aún se encuentra un tanto en el undeground. Comenzó a trabajar a mediados de los 80 creando un fanzine llamado Atomtan, con él logró llamar la atención del dibujante de cómics, Brett Ewins, fue el quien lo invitó a colaborar en la revista Deadline para la que creó junto a Alan Martin la historieta anarquista Tank Girl, el cual se basaba en las aventuras de una chica punk que vivía en un tanque y que se situaba en una Australia post-apocalíptica.

Fue tanta la popularidad que tuvo este cómic que logró tener gran impacto en la cultura pop británica y sobre todo en las mujeres que pudieron leerlo –el público meta al que siempre quiso llegar Jamie–, pues la protagonista era una mujer con un carácter fuerte, estaba liberada sexualmente y era más fuerte que cualquier hombre que aparecía en sus historias. Gracias a esto, en 1995 Tank Girl tuvo una adaptación cinematográfica que fue un verdadero desastre, así que la gran mayoría de los fans hacen como que eso no pasó –así como el Joker de Jared Leto– y prefieren quedarse como las maravillosas ilustraciones de Hewlett.

Tuvo una pequeña participación en DC Comics

En 1992 Jamie Hewlett era todo un rockstar de los cómics, pues era de los pocos artistas de su generación que lograba entrar a las grandes ligas a su corta edad. Fue en ese mismo año que comenzó a colaborar con el escritor Peter Milligan, a quien le ayudó a crear algunos números de la serie Hewligan’s Haircut, pero más tarde les llegaría la oportunidad para colaborar con una de las empresas más importantes de las historietas.  

Milligan logró revivir a Shade, The Changing Man para DC, un personaje que había creado uno de los héroes más grandes del cómic, Steve Ditko. Para esta nueva adaptación, Peter le llamó a su gran amigo Jamie para que le ayudara realizando las portadas y el arte en general. Pero a pesar de que le estaba yendo bien a esta versión, decidió alejarse para continuar por su propio camino.

No solo ha trabajado junto a Damon Albarn en proyectos musicales

Cuando pensamos en Jamie, luego luego se nos viene a la mente Damon Albarn, como si fueran uña y mugre. Sin embargo antes de crear junto al líder de Blur los personajes animados que tanto amamos, también estuvo involucrado con otra banda importante del movimiento britpop.

En 1995, Pulp estrenó el exitoso y aclamado Different Classuno de los discos más exitosos de toda esa época dorada para la música británica. De aquel álbum salieron verdaderos hitazos como “Disco 2000”, “Something Changed” y “Bar Italia”, pero la canción por la que todo el mundo recuerda aquel material de Jarvis Cocker y compañía sin duda es “Common People”. 

Además de estrenar un video que sin duda marcó a toda una generación, a la banda se le ocurrió la maravillosa idea de ilustrar este visual en un cómic, para que quedara para la posteridad. Y para eso contaron con la ayuda de el buen Jamie Hewlett, quien plasmó cuadro por cuadro y completito en una historieta el popular video de Pulp. ¿Creen que Damon se haya puesto celoso porque no fue el primero con el que trabajo en la música? Jiar jiar jiar.

También le entró a la ópera y hasta los Juegos Olímpicos

En 2006, Jamie Hewlett ganó el premio a Diseñador del Año que otorga el Museo del Diseño Británico, todo por el enorme trabajo que había hecho con el arte de Gorillaz. Gracias a esto y a la popularidad que había ganado gracias a la banda virtual, junto a su inseparable Damon Albarn crearon una ópera para el trato, la cual llevó por nombre Monkey: Journey To The West, donde creó el vestuario, las escenografías y las animaciones.

Fue tan buena la recepción que tuvo con el público británico que en 2008 la BBC llamó a Jamie y Damon para hacer un corto de animación como parte de su transmisión para los Juegos Olímpicos de Beijing inspirado en esta ópera y con el que ganaron un premio BAFTA. Al parecer los monos siempre le dan satisfacción a este par.

Viajó a Bangladesh y capturó el arte de su cultura para recaudar fondos

Quizá el proyecto más personal en su carrera y que tuvo impacto dentro de él fue el que surgió gracias al viaje que el dibujante hizo en 2009 a Bangladesh. Según el propio Jamie, se dio cuenta de muchas cosas que no sabía por estar enajenado en su propio mundo, pues en aquel lugar se dio cuenta de los verdaderos efectos del impacto ambiental y cómo afecto a sus habitantes. Describió esos días como algo increíble pero que lo dejó conmovido y con la boca abierta por la magnitud del problema.

El artista regresó a Londres y se puso a capturar la belleza de su cultura en algunos dibujos y trabajó con la confederación internacional Oxfam, con la que después vendió todos estos bosquejos con el fin de recaudar fondos y donarlo a todas esas comunidades necesitadas. La gran mayoría del arte que creó inspirado en aquel viaje a Bangladesh lo puedes checar en su libro, Inside the Mind of Jamie Hewlett. 

jamie-hewlett-11

Exposición sobre Bangladesh de Jamie Hewlett/ Foto: Getty