Robert Alfons, conocido en el circuito musical como TR/ST, es famoso por crear atmósferas donde la experiencia sensorial es lo más importante. Sus primeros dos discos, Trst y Joyland de 2012 y 2014, respectivamente, sumen  a cualquiera que los escucha en un momentum irreversible, en un estado que te obliga a moverte no necesariamente en un contexto sexual, pero parece que sí. No hay manera de escapar de su fuerte energía sexual… y verlo en el escenario es otra cosa.

Al 10 para la 1 de la mañana del domingo 29 de septiembre, Robert Alfons junto a Anne Gautier (tecladista) y Esther Muntis (baterista), aparecieron en el escenario del CMD_Fest 2019 como parte del line up principal. Se notaba en la gente que era una de las bandas más esperadas: se rejuntaron lo más que se podía frente al pequeño escenario, bailaron pegados unos a otros, nadie se dejó de mover.

Tampoco lo hizo Alfons, quien en su setlist de más de 10 canciones, seguiditas, no se dejó de mover, no dejó de bailar, de sentir su música. Y volvemos a lo que mencionamos arriba: ni él mismo puede escapar a la energía que proyecta TR/ST en algo tan “simple” como un sintetizador. Y eso podría volver loco a cualquiera.

El combo de canciones que decidió tocar, más de 10, hicieron un recorrido de sus tres discos, los anteriormente mencionados, y The Destroyer-1 (La segunda parte sale el 1 de noviembre), el cual salió en la primera mitad de 2019 y nos presentó a un TR/ST dentro de sí mismo. Y con esto no queremos decir que fuera de la pista de baile, sino inmerso en su propio movimiento.

Por eso, resulta impresionante lo que volvimos a ver anoche en el Frontón México, cómo él y sus dos acompañantes tienen la capacidad de dejar fluir dos escenarios en un mismo espacio y tiempo. Si nos ponemos un poco complejos, no es nuestra culpa. La sensación es real y no encontramos una mejor manera de describirla. Mientras iban de “Dressed for Space” a “Poorly Coward” –dos discos con siete años de diferencia–, Alfons también iba de una canción sensual a algo más denso, más de ti mismo, a algo que disfrutas solo.

Su set arrancó con “Candy Walls”, aquella canción que lo presentó al mundo junto a Maya Postepski (actual miembro de Austra) como una nueva mezcla de Joy Division y Depeche Mode. La canción fue perfecta y presagió una presentación corta, pero que cumplió con las expectativas. A esa le siguió “Bulbform” y “Bicep”. Todas ellas marcadas por la dramática y nasal voz de Alfons que lo ha caracterizado desde hace tantos años.

Otras canciones que aparecieron por ahí para demostrar la manera en que domina sus escenarios, porque son varios, fue “Gloryhole”, “Unbleached” y “Shoom”, esta última una de las canciones que más se pueden disfrutar en vivo a partir de sus contrastes y el clímax al que te lleva después del fabuloso momento musical que abre el coro de “Sometimes it go”… porque de eso se trata su música, de mantenerte en un punto alto para sin previo aviso, llevarla aún más lejos.

El momento más glorioso llegó con el cierre: “Sulk”. Esta canción de 2012, podemos asegurar, llevaron a TR/ST a la cima del éxito por recuperar el sonido de los 80 y traducirlo en una época mucho más caótica, que está más en movimiento. En vivo o en el disco, cantada sin diferencias de calidad en la voz ni en el mismo sonido, es una de sus mejores canciones y ayer lo comprobamos en un show que nos habría gustado fuera más largo, más grande, pero que fue suficiente para esperar con ansias su regreso a nuestro país en un show en solitario (que le haga justicia a lo enorme que es la banda y  su intensidad). 

Por acá les dejamos el setlist de la presentación de TR/ST en el Frontón México de la CDMX como parte del cartel del CMD_Fest 2019.

Setlist

Candy Walls
Bulbform
Bicep
Dressed for Space
Poorly Coward
Unbleached
Gloryhole
Wake With
Iris
Destroyer
Shoom
Grouch
Sulk