Warpaint pinta sus colores en el José Cuervo Salón

Reseña y Fotos: WARPAINT

Jueves, 12 de junio
José Cuervo Salón
México, DF

EL CONCIERTO:

Warpaint regresó a la Ciudad de México -su única escala en nuestro país- como parte de su gira mundial en promoción de su más reciente álbum, Warpaint. De izquierda a derecha en el escenario, Theresa Wayman en guitarra, teclados y percusiones eléctricas; Jenny Lee Lindberg en el bajo; Stella Mozgawa en batería y percusiones; Emily Kokal en guitarra y teclados. Las cuatro chavas se apoyaron entre ellas en vocales. En el telón de fondo se proyectaba la imagen que adorna la portada de su homónimo álbum, diseñada por Chris Cunningham.

SETLIST:

1. Intro
2. Keep It Healthy
3. Hi
4. Bees
5. Composure
6. Undertow
7. Biggy
8. Love Is to Die
9. Billie Holiday
10. Drive
11. Disco//Very

ENCORE:

12. No Way Out
13. Ashes To Ashes
14. Elephants

INVITADO ESPECIAL:

Las Robertas fue la banda invitada a abrir el concierto de anoche, cuyo segundo álbum acaba de salir a la venta través de Arts & Crafts México. Por acá había mencionado que lo suyo era el surf rock, pero al escucharlas en vivo me doy cuenta que cubren más territorio del garage y el shoegaze. No dudo que algunos fans de Warpaint en las primeras filas se hayan sacado un poco de onda por el choque de estilos, y es que el reverb estaba alcanzando nivel rompe tímpanos. El baterista también es una MÁQUINA. Fue una breve pero agradable presentación de parte de las costarricenses, aunque no sin sus fallas de audio que llegaban a atrofiar las armonías vocales (en el mic de la bajista, más que nada).

1-LasRobertas-01252

1-LasRobertas-01258

1-LasRobertas-01244

OPINIÓN:

No pregunten cómo fue exactamente, pero en algún punto en los últimos tres años -cuando Warpaint se presentó en el Voilá Acoustique en un ambiente mucho más íntimo- la afición de la banda tuvo un repunte que resultó evidente por el número de gente que abarrotó las localidades del José Cuervo Salón. Lo cual es bueno. Ningún artista quisiera que su audiencia disminuyera con el paso de los años. La reacción del público alcanzó niveles de euforia que no había escuchado desde el concierto de Lana del Rey en el Pepsi Center. De hecho, los gritos tenían tanta fuerza que ahogaban el bajo de Jenny Lee o las percusiones de Theresa Wayman. Lo cual tampoco es malo. La banda parecía conmovida (y a veces hasta espantada) por el recibimiento, pero tal suele ser el caso en este recinto donde otras bandas como Foals y The Vaccines han comentado que es como estar parado delante de una turbina de avión. Ni siquiera puedes oír tu propia voz.

El setlist fue una interesante mezcla de su nuevo disco con algunas favoritas de The Fool. Por ahora la banda no está mostrando todas sus cartas al no enfocarse demasiado en el homónimo, lo cual les permite tener algo con que jugar en el futuro. La gente que se quedó con las ganas de escuchar “Teese” o “Go In” tendrán que esperarse unos años. Pero las chicas de Warpaint tienen suficiente material para que la gente no se vaya molesta al no escuchar algún tema favorito. Además, el oficio que demuestran estas jóvenes artistas sigue siendo un deleite. Es fácil menospreciar su talento como músicos cuando todos se fijan en sus figuras las armonías, pero cuando se clavan en sus jams realmente te capturan en su red. Ya no estamos hablando de una banda de chicas súper-guapas tocando canciones con arreglos progresivos y “mira qué curioso”. Se trata de una banda (sin adjetivos) que está a la par de cualquier otra y que sabe lo que hace.

Warpaint es el tipo de banda que se dedica (a pesar del entusiasmo del público) a crear una atmósfera relajada, serena y de buena vibra. Un disco como Warpaint está compuesto de temas largos y nebulosos que no siguen una estructura concreta. Esto se presta a que las artistas pueden meterse en un largo trance durante los jams de “Love Is to Die” y “Biggy”, por ejemplo. Pero el mejor momento de la noche fue cuando revivieron uno de los primeros temas de su trayectoria, BILLIE HOLIDAY(!), una canción que brilla por las dulces armonías femeninas… y que también termina por mostrarnos que Emily Kokal es la integrante con el verdadero talento vocal (Emily no parecía dejar de arreglarse el cabello mientras cantaba). Al parecer, nunca habían tocado “Billie Holiday” en su gira actual, así que… algo habrá salido bien. Otro momento que me tomó por sorpresa fue “Disco//Very”, en el que presentaron un tema con arreglos ligeramente distintos, con más “cuerpo” por así decirlo. Sin duda su versión en vivo supera por mucho a la versión de estudio. Y claro, todo el público reunido por fin sacudió las ganas que tenía para bailar.

Cuando Warpaint regresó para el inevitable encore, empezaron con una canción nueva que parecía un regreso a los temas progresivos de The Fool. Todavía estoy bajo la impresión que en su próximo álbum, Warpaint se iba a mover en la dirección de temas más bailables, al estilo de “Disco//Very” pero puedo estar equivocado si es que “No Way Out” es una indicación. Luego anunciaron que iban a tocar una canción que no es suya, y cual otra podría ser aparte de su adorable interpretación de “Ashes to Ashes”, tema original de David Bowie. Y en efecto, apenas tocaron la primera melodía en el teclado y fue un sublime momento de nomames nomames nomames nomames nomames. Y era en ese momento cuando pensé que tuvimos que haber esperado unos días más para clavar este concierto en el Top 10 del primer semestre de 2014, pero ten por seguro que ya tiene un lugar en la lista de fin de año. Como cereza en el pastel, Warpaint cerró con “Elephants”, una canción que le permitió alargar el final hasta alcanzar niveles ÉPICOS digno de una banda de estadio.

2-Warpaint-01393

2-Warpaint-01310

2-Warpaint-01387

2-Warpaint-01360

2-Warpaint-01398

2-Warpaint-01348

2-Warpaint-01336

2-Warpaint-01331

DURACIÓN: 1 hora y 30 minutos
FOTOS: Diego Figueroa (@halofive)
RESEÑA: Major Shy (@ShyTurista)