En punto de las 16:00 horas el EDC México 2020 comenzaba a arrancar sus motores. La música electrónica tomaría una vez más el control de las emociones de una audiencia lista para bailar, gritar y cantar al ritmo marcado por las tornamesas en manos de los DJ’s más importantes e influyentes de la escena nacional e internacional. La tarde del 28 de febrero sería testigo de cómo a lo largo de 9 escenarios, el EDM haría retumbar todos los rincones del Autódromo Hermanos Rodríguez. Circuit Grounds, Boombox Art Car, Bionic Jungle, Neon Garden, Kinetic Field, Wide Awake Art Car, Stereo Bloom y Dos Equis Stage, serían los primeros puntos de encuentro para iniciar con esta celebración.

Como es costumbre en todas las ediciones del EDC en México (y a nivel mundial), el evento (como si se tratase de un gran carnaval) también haría gala de un desfile en donde los disfraces, maquillaje, banderas, mantas y diversidad lucirían para deleitar la mirada de los asistentes. Desde dinosaurios, superhéroes, hombres musculosos o moda retro, y hasta mensajes para los papás o los tíos, el público haría un año más gala de su ingenio y creatividad. ¿La cifra oficial? 90 mil asistentes en el primer día.

Foto: EDC México

Con una ligera “amenaza de lluvia” el EDC empezaría a tomar más calor, la tarde noche daba la bienvenida a una todavía más marcada (y siempre bien recibida) diversidad musical. Cumbia, rock, salsa, merengue, house, dubstep, drum & bass, techno, synthpop, etc, interactuando en perfecta armonía con la audiencia. Música disponible para todos gustos, música a la medida de cualquier persona.

¿Y los actos qué tal?

Aún con el sol haciendo de las suyas (y conste que en la noche hubo por ahí unas gotas de lluvia que pusieron nervioso a más de uno) el dubstepero Party Favor, le puso bastante sazón al escenario principal pues dio un set bastante macizo pero que le metió su toque de “gracia” como la mayoría de los invitados. Tocó la de “Colegiala” de Caló y pues de que puso a bailar a todos en el Kinetic Fields, los puso a bailar.

También vimos propuestas bastante llamativas como Warface y Elohim. Por ejemplo, el primero le pega al hardstyle, pero supo hacer remixes bastante originales e interesantes con rolas de The Cranberries y Papa Roach, o sea que hizo feliz a todos los treintones (que de por sí, no había muchos, la edad promedio rondaba entre los 16-24 años).

Foto: José Carlos López

Por su parte, Elohim, a pesar de tener un set bastante ecléctico y con una combinación muy peculiar, vimos que sus temas originales como “Half Love” suenan a una apuesta prometedora. Ella toca algunas percusiones y sintetizadores, y aparte canta todos los temas. Una artista muy completa. Si les gusta HAIM, Elohim les va a encantar. Lamentablemente, en el escenario Circuit Grounds, la convocatoria fue algo pobre ante una propuesta tan rica… pero a continuación llegaría Borgore para ponerle solución.

Y sí, gracias a su nombre y trayectoria, en cuanto salió este productor israelí no cupo un solo alfiler en el escenario. Y na’mbre… se echó un set sin piedad, que sacó a los mismísimos demonios de toda la audiencia. Desde la segunda rola pidió que se armaran los círculos de moshpit y se puso muy intensa la cosa. Contamos al menos 5 círculos de ‘slam’ (pa’ que entiendan todos), pero por ahí de la mitad de su presentación, pidió que se hiciera un círculo gigante… y entre los que sí le quisieron entrar, y los que no, se armó la cosa de aquellas.

Lo interesante: algo le picó que a mitad de su set decidió tocar la de “Calladita” de Bad Bunny, mientras unos cantaban con mucha enjundia, los más dubsteperos no estaban como que muy contentos. Pero de que fue una presentación épica que suuuper atascó el escenario, lo fue. Vaya que Borgore tiene muchos fans en México.

Foto: José Murga (Aquí tocó Warface)

Llegaba el turno de un compatriota mexicano (radicado en EU), Deorro. Bien se sabe que a este DJ le gusta meterle bastante sabor latino sus sets, y en EDC México 2020 no fue la excepción. Sonó “No rompas más” de Caballo Dorado, hasta esa clásica de “Arremángala, arrepújala”, y DE Mi Banda el Mexicano ¿?¿?¿?. Una combinación muy extraña entre el Deorro que toca “Five More Hours”, al que toca rolas de Garibaldi. Pero si tuvieron chance de verlo el año pasado en algún lugar en vivo, fue básicamente el mismo set.

Luego nos lanzamos a ver al jefe de jefes, al padre de todos, al omnipotente Carl Cox, quien fue el que tuvo el set más largo de la primera jornada. Y vaya que no decepcionó a nadie. Lo bueno: mezcló como el deus que es, supo llevar de la mano a la gente de principio a fin, para irlos metiendo en una atmósfera única. Ese techno que toca, es como una medicina para muchos, y era notorio. Lo malo: el ambiente estaba un poco denso, el escenario le quedó muy pequeño y si llegaste un poquito después de que comenzara su set, seguro lo viste a ‘kilómetros’ de distancia.

Y llegaba la cereza del pastel… uno de los responsables de comenzar a lograr que el EDM se convirtiera en tendencia desde el 2012-2013. Nada más y nada menos que Zedd, que si bien ha cambiado radicalmente su género musical y propuesta, sigue siendo un pilar. Unos visuales bastanta pasados de lanza inundaron el Kinetic Field en el EDC México 2020, es más, hasta formó la bandera de México con las pantallas. Bravo. Y claro que sonaron rolas como “Spectrum”, “The Middle”, “Stay”, y muchas más. Como que ya hace falta otro disco de Zedd, ¿no?

Sin duda alguna, un gran día para la música electrónica y un gran comienzo para esta nueva edición del festival.

José Carlos López Figueroa

What up! Para que no te confundas entre el Juan Carlos y el José Carlos, dejémoslo en “Pepe”. Yo llegué a Sopitas.com como Editor de Música en el 2017 y actualmente soy el Editor General. Antes...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook