¿Dejaste la bicicleta porque sencillamente era imposible transitar por la ciudad con ella? ¿estas harto, como muchos, de que los automovilistas te avienten el auto? ¿Prefieres no llevar la bicicleta a ciertas zonas de la cuidad?¿Compraste una bici y terminaste arrumbándola en la jaula de tendido?

Pretextos para no ejercitarnos hay muchos, pero las razones poco a poco se nos agotan. Sin embargo, aún faltan muchas cosas por hacer en esta ciudad, y en este país, para crear una verdadera conciencia que integre un pensamiento ecológico, una cultura del ejercicio y una moral que nos obligue a respetar al otro aún cuando nos parezca vulnerable.

Es por estas razones que una serie de grupos a lo largo y ancho de la república se han unido para lanzar la campaña 5% para la bicicleta, una propuesta que busca que las autoridades tomen en serio las positivas repercusiones que tendría un uso masivo de la bicicleta, desde reactivarnos físicamente para combatir la obesidad, hasta disminuir el tráfico y la contaminación.

En general la campaña exige al Gobierno Federal que del presupuesto de egresos del 2012 se destine al menos un 5 por ciento al fomento del uso de la bicicleta entre los ciudadanos; que el Gobierno Estatal destine el 5 por ciento del presupuesto de transporte al fomento del uso de la bicicleta entre los ciudadanos y, por último, que los gobiernos delegacionales, municipales y fondos incluyan en sus planes y proyectos ue se ejecuten con recursos del presupuesto de egresos del 2012, se incluyan criterios de accesibilidad universal y movilidad ciclo-inclusiva.

Dichas inversiones deberán destinarse a las tres estrategias clave:

1.Infraestructura de calidad
2.Cultura, educación y promoción para la sana convivencia
3.Marco regulatorio para una ciudad segura y equitativa

Si les parece importante apoyar este proyecto, les dejamos aquí la página donde podrán firmar para respaldar la causa. Sin duda una más de las iniciativas que están surgiendo entre la población que se nota preocupada por lo que pasa en su ciudad, en su país y en el mundo.

¿Qué opinará de esto Ángel Verdugo?