En el Norte de México, existe un grupo de fieles que le rezan a Pancho Villa

con la esperanza de que les resuelva conflictos laborales, familiares y de amor.

“Desde hace unos cinco años en esta región hay un auge de médiums que reciben el espíritu de Pancho Villa dentro del culto al Niño Fidencio, un santo popular no reconocido por la Iglesia Católica. La falta de acceso a servicios médicos y el desempleo han provocado un repunte de este culto. Su especialidad son las hechicerías fuertes y la protección, porque él luchó contra los poderosos”, aseguró Olimpia Farfán, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los fieles del llamado “Centauro del norte” practican a diario la Oración al Espíritu Mártir de Pancho Villa, Gran General Revolucionario: “En el nombre de Dios, te pido que me ayudes, así como ayudaste a los necesitados, así como venciste a los poderosos” y además festejan su cumpleaños (5 de junio), su muerte (20 de julio) y el inicio de la Revolución Mexicana (20 de noviembre).