Recién acaba de terminar la Liga Española y el flamante campeón, el FC Barcelona, no quiere dormirse en los laureles como le ocurrió la pasada campaña en respecto al mercado de jugadores.

Diversos diarios españoles indican que el club catalán se encuentra inmerso en tres negociaciones para refrescar el vestuario azulgrana; la primera, que ya se confirmó, es la del goleador

David Villa quien se incorpora al club por la ‘módica’ cantidad de 40 millones de euros; este mismo viernes podría ser su presentación oficial ante los medios.

La segunda, se trataría del centrocampista Cesc Fabregas, quien al haber sido canterano azulgrana parece tener muchos deseos de volver a su club de origen, y todo indica que este mismo martes ha hablado con su entrenador en el Arsenal, Arsene Wenger, para que lo deje ir, esta operación se estima se cierre entre los 35 y 40 millones de euros. La última negociación, todavía no se ha revelado, pero también se espera se cierre antes que inicié el Mundial de Sudáfrica.

En la otra cara de la moneda, el Barça piensa vender jugadores para ‘hacer caja’ y además ofrecerles a ciertos, todavía, cracks la oportunidad de cambiar de aires y tener más posibilidades de jugar en otros equipos. El mismísimo Ibrahimovic acaba de ser puesto en venta a la espera de una gran oferta (es decir una buena cantidad de dinero para el club y buen destino futbolístico para el sueco); sin embargo la partida de Zlatan aún es dudosa pues al ser su primer año, todavía se espera que triunfe con la casaca azulgrana.

Situación diferente le espera a Thierry Henry, quien al parecer tendrá como destino la MLS y el club de Nueva York los Red Bulls, el marfileño Touré Yaya, quien podría fungir como moneda de cambio por Cesc Fàbregas, y nuestro Rafa Márquez, quien determinará su futuro al terminar su participación con la Selección en Sudáfrica.