10 formas de ser solidario con las personas vulneradas sin gastar

El Teletón ya arrancó en nuestro país. Frente a las polémicas en torno a Televisa y la forma en que administra los recursos de las donaciones y tras las observaciones de la ONU al gobierno federal por dejar en manos de una institución privada de tal magnitud el cuidado de un importante sector de la población, es probable que tú mismo no te sientas muy motivado a donar.

Pensando en eso, hemos preparado para ti un conjunto de

acciones que puedes poner en marcha para ayudar sin gastar un solo peso. Estas acciones van desde ligeros pero importantes cambios de actitud hasta prestar tu voz y unirte a diferentes programas y fundaciones. Seguramente no dudarás en adoptar más de una de estas ideas.

1. Los grupos vulnerables no están ahí para que nos inspiren. Son vulnerables porque todos los hacemos vulnerables (desde los políticos hasta la sociedad misma).

Es muy común escuchar a la gente decir cosas como “Es admirable que, pese a sus limitaciones, esa chica ha logrado llegar tan lejos. Me hace valorar lo que yo tengo”. Aunque hay una buena intención detrás de esas palabras, lo cierto es que se trata de una actitud que, aunque pueda beneficiarte a ti por tener una nueva inspiración, no beneficia en lo absoluto a quien te benefició.

Piénsalo así: si por algún motivo, la forma en que se construyen las calles, en que haces una llamada telefónica o en que se redacta un documento repentinamente resultaran una pesadilla para ti, ¿no pensarías que debería hacerse algo al respecto? Aunque la sociedad llegue a considerar admirable que sigas adelante aún con tantas limitaciones, lo más probable es que tú pienses que lo más importante sería deshacerse de ellas (que las calles no fueran un obstáculo para ti, sino que pudieras transitarlas sin ningún problema, o que puedas usar el transporte público como todos los demás o entrar a los edificios y eventos sin ser discriminado). Si tenemos esto en cuenta, con seguridad nuestra actitud será diferente y haremos algo para solucionar lo que definitivamente es un problema y no un pretexto para ofrecer nuestra admiración.

Stella Young lo explica de manera muy sencilla:

2. Pequeñas acciones logran grandes cambios

Ocurre con frecuencia que la gente piense que las pequeñas acciones no logran una gran diferencia y entonces prefieren no tomarlas. Es importante que recuerdes que nadie ha salvado al mundo en un día y que los pequeños gestos de muchos se convierten en grandes acciones globales. Así que comienza haciendo eso que has dejado de hacer por ese motivo: algo tan sencillo como no obstruir su cajón de estacionamiento es un buen comienzo.

3. No hagas diferencias más allá de las que deben atenderse

Los grupos vulnerados están conformados por personas a las que la sociedad les ha negado una integración plena por ciertas diferencias. Uno de los grandes problemas que las personas vulneradas tienen es que hay diferencias que la propia sociedad les impone y que van mucho más allá de sus propias condiciones. Sigue los siguientes 5 consejos y estarás haciendo algo enorme:

  • Cuando tengas una conversación con él o ella háblale directamente, no a través de ningún acompañante.

  • Si deseas ayudarlo, espera a que te pida ayuda de alguna forma.

  • Sé paciente con el tiempo que le lleve hablar o actuar. Deja que maneje ese tiempo y le facilitarás la comunicación.

  • No hagas por él o ella lo que ellos pueden hacer por sí mismos, con el pretexto de que tú lo haces mejor o más rápido.

  • Cuando le indiques un lugar o una dirección adviértele sobre los obstáculos que puede encontrar.

4. Conoce los centros de atención de la comunidad

La pobreza es, por sí misma, una de las más terribles cargas que vulneran a una gran mayoría de la sociedad mexicana. Muchos de los afectados por esta condición viven en condición de calle y, entre ellos, es también muy común encontrar a personas con capacidades diferentes. Una pequeña y efectiva acción que no te hará gastar ni un centavo es conocer la información de contactos y ubicación de centros de atención, albergues, comedores y centros de reahabilitación que existen en tu comunidad y ayudar a estas personas a llegar ahí. Puedes conocer esta información dando clic aquí.

5. Únete a un programa del gobierno

Si tú estás convencido de que el Estado debería tomar en sus manos la atención a los grupos vulnerados, estás en un acierto. Sin embargo, no debes olvidar que tú formas parte de la sociedad en la que se le vulnera y mucho menos debes olvidar que, con seguridad, algo de tu ayuda nunca vendrá mal para que la atención sea mejor. Tú puedes unirte como voluntario en diferentes programas gubernamentales. Tu ayuda es importante sin importar el grupo al que quieras ayudar. Unirte a la campaña nacional de alfabetización es un buena idea para comenzar. Para enterarte como, da clic aquí.

Rep-Dominicana-alfabetizacion-alcanzara-personas_EDIIMA20130105_0003_4-643x330

6. Presta tu voz

En nuestra sociedad, gran parte de la información es transmitida visualmente. Esto vulnera a las personas ciegas y débiles visuales. Una acción sencilla, que toma poco tiempo y que tiene un alcance increíble es unirte a la producción de audiolibros. Entre las múltiples opciones que la UNAM ofrece para cumplir con el servicio social se cuenta el programa “Presta tu voz”. Puedes encontrar la información relacionada aquí.

7. Únete a organizaciones con gran trayectoria

Si quieres ser voluntario en una institución sin fines de lucro que no depende de ninguna otra y que cuenta con un largo historial de ayuda profesional a personas con capacidades diferentes, entonces debe asomarte al Comité Internacional Prociegos I. A. P. que, des de 1959, realiza investigación científica de avanzada así como múltiples acciones concretas para ayudar a las personas con discapacidad visual. Conoce este esfuerzo y entérate cómo sumarte dando clic aquí.

8. Encuentra el programa de voluntariado a tu medida

¿Sabías que los voluntarios organizados de México podrían llenar más de 12 veces el Estadio Azteca? El Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) es un excelente lugar para conocer múltiples programas en los que podrías ser voluntario y ayudar a grupos vulnerados de muchas maneras. Encuentra tu programa y únete dando clic aquí.

voluntario

9. Haz tu servicio social en una fundación

Otra excelente opción para unirte como voluntario a un programa que, además, te ayudará a liberar tu servicio social es la Fundación RIE (Rehabilitación Infantil con Equinoterapia). Es una fundación que brinda una rehabilitación a los niños con discapacidad, en su mayoría de escasos recursos desde Noviembre del 2006, mediante la equinoterapia, hidroterapia, atención psicológica, terapia ocupacional y atención médica. En Fundación RIE atienden niños con múltiples padecimientos, entre los que se encuentran el Síndrome de Down, el Retraso Psicomotor y microcefalia. Conócela y únete dando clic aquí. 

10. Ayudemos a legislar

Si ya son muchos los organismos internacionales que han señalado que en México la atención a los grupos vulnerables y con capacidades diferentes es considerada más como una actividad caritativa que como una responsabilidad del Estado, es tiempo de que la legislatura tome cartas en el asunto. Estas próximas elecciones asegúrate de que el candidato de tu comunidad cuente con una propuesta para atender este problema y, de no tenerla, propónla. Conoce las propuestas legislativas del Congreso a través de bordepolitico.com y usa sus herramientas para ponerte en contacto con tu legislador para exigirle estas iniciativas.

También  te compartimos un listado con  10 organizaciones a las que puedes ayudar, además del Teletón.