Y, ¿cómo comenzó 2019? Al menos en México, sus ciudadanos iniciaron el año entre distintas noticias que han marcado la agenda política, desde el combate contra el huachicoleo, la cancelación del NAIM, el aumento del salario mínimo y las expectativa económicas. Sin embargo, este comienzo sirve como una evaluación de lo que sucedió en 2018… que ha sido el peor año de la historia de nuestro país, de acuerdo a Semáforo Delictivo.

El récord —nada honroso— se rompió con 28 mil 816 carpetas de homicidios, con más de 33 mil víctimas… lo que equivale a 90 muertes por día.

Cambio porcentual en homicidios 2018. Semáforo Delictivo

Con estas cifras, en conferencia de prensa, Semáforo Delictivo puso el acento en que las políticas de prevención y contención del gobierno Federal tienen que dirigirse, más allá de la creación de una Guardia Nacional, con la regulación de las drogas en nuestro país.

¿Por qué?

Vayamos por pasos: de acuerdo con Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo, el principal detonador de las ejecucioneso asesinatos vinculados con el crimen organizadose vincula con el tráfico y mercado de las drogas ilegales.

Y si México logra armar un plan de contención, prevención y regulación del consumo y venta de drogas, el gobierno Federal lograría cambiar el contexto de violencia y los altos índices de homicidios relacionados con el crimen organizadopues alrededor del 80%  de los asesinatos intencionales son cometidos precisamente por grupos delictivos—.

2018, el peor de los último 20 años

Si bien 2018 se había perfilado como uno de los años con mayor índice de violencia, las expectativas —o los temoresfueron superados.

Y el reporte de esta asociación no gubernamental lo muestra, pues 2018 superó con un incremento del 15% a las cifras de homicidios de 2017, mientras la alerta por la incidencia del crimen organizado aumenta.

Foto: Cuartoscuro.

Tan sólo basta echarle un ojo a los datos recabados en los estados de: Guanajuato, que registró un incremento del 141%, Quintana Roo, con 113%, Jalisco, con 47%, Baja California, con 35% y Nayarit con 32%.

Pero eso no es todo, los datos recopilados arrojan cifras igual de preocupantes, ya que los estados con mayor tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes en 2018 son:

Colima, Baja California, Guerrero, Chihuahua y Guanajuato.

Semáforo Nacional. Foto: Semáforo Delictivo.

¿Algo más? Según Semáforo Delictivo la tasa por homicidios en el mundo es del 6.2%… pero nuestro país está muy por encima de esta tasa —con el 23%—  y se coloca tan sólo detrás de Brasil, Colombia y Venezuela como uno de los países de América con mayor tasa de asesinatos.

¿Qué hacer?

Ya estamos en 2019 y se han publicado los resultados de 2018 con respecto al número de delitos, homicidios y feminicidios, ahora va la pregunta: ¿Qué puede hacer México para salir de esta situación?

Si bien en 2018 se redujo en un 15% el secuestro, 8% el robo a casa habitación y en un 3% el robo a negocio, otros delitos se han incrementado como las ejecuciones, en un 22%, los homicidios, 15%, los feminicidios, 13% y las violaciones con un 8%.

Con este contexto, el diagnóstico que lanzó Santiago Roel apunta hacia la apuesta —desde el gobierno Federal— por la regulación del mercado de drogas.

“La regulación de las drogas es el paso cero”

De acuerdo con Roel, el mercado de las drogas no se combate con balas, sino con principios económicos y una manera de afrontar el tráfico y negocio ilegal de las drogas es hacerlo mediante un marco legal, acercando el tema a la sociedad —cosa que el gobierno de AMLO había propuesto, a través de Olga Sánchez Cordero, pero que se ha tardado en darle paso en el Congreso—.

Por lo pronto, más allá de una respuesta combativa, con el uso de las fuerzas armadas, lo que México requiere para cambiar el panorama y reducir las tasas de ejecuciones —vale entender por ejecuciones, los asesinatos a manos del crimen organizado, según Semáforo Delictivo— y los homicidios, el gobierno deberá evaluar las opciones de pacificación y regulación de las drogas.

**Foto de portada: Cuartoscuro.