El pasado viernes 12 de julio elementos de la Fiscalía de Chihuahua informaron del rescate de 21 personas que fueron secuestradas y obligadas a trabajar en contra de su voluntad en campos de cultivo de amapola y marihuana, esto por un grupo delictivo que además, los mantenía durmiendo en una cueva ubicada en un lugar llamado “La Gallina”, en el municipio de Ocampo.

Foto: Fiscalía de Chihuahua

La dependencia informó a través de un comunicado que la mayoría de las víctimas vienen de varios estados del país y que incluso cuatro de ellos cuentan con un reporte de desaparición en las ciudades de Chihuahua y Cuauhtémoc, en donde fueron contactados para supuestamente trabajar en la colocación de “cercas” con una paga diaria de 350 pesos.

Sin embargo, fue a base de estos engaños como las víctimas fueron llevados a un paraje de difícil acceso en la sierra Tarahumara, en donde los pusieron a laborar en varios predios dedicados a la siembra de amapola y marihuana. De acuerdo con los testimonios de varias personas, sus captores los ponían a trabajar desde las seis de la mañana y en la noche los metían a dormir a la cueva, donde eran vigilados por sujetos armados que los golpeaban y amenazaban de muerte si tenían la intención de escapar.

Foto: Fiscalía de Chihuahua

La fiscalía detalló que la carpeta de investigación de este caso se empezó a integrar desde 2018 gracias a varias denuncias anónimas en donde alertaron que un grupo criminal mantenía en contra de su voluntad a varios hombres y los obligaban a trabajar en el cultivo de droga.

Pero fue hasta julio de este año cuando las autoridades montaron un operativo con 50 elementos de seguridad, los cuales después de un recorrido de ocho horas lograron rescatar a las 21 personas que se encontraban privadas de su libertad; algunos tenían poco más de dos años y medio privados de su libertad

Foto: Fiscalía de Chihuahua

Durante el operativo fue asegurada una camioneta Chevrolet, Silverado, modelo 2005, que era utilizada para el traslado de víveres, eso además de un radio de comunicación con el que los delincuentes se comunicaban constantemente. Hasta el momento se desconoce si hay personas detenidas por este hecho, pero la fiscalía informó que lleva a cabo las indagatorias por el delito de trata de personas, mientras que el Ministerio Público Federal lo hará por los delitos de Delincuencia Organizada y Narcotráfico.