22% de los diputados dejan cámara para irse de “chapulines”

Uno de los problemas más graves por los que pasan nuestras instituciones es el “chapulinazo”, o sea, el abandono de un puesto de elección popular que algunos funcionarios (cada vez más) hacen para postularse por un puesto mejor y, claro está, con un salario más jugoso. Naturalmente, esto implica dejar sus responsabilidades antes de tiempo y no terminar con el periodo total por el que fueron electos.

En los últimos cuatro meses, al menos 109 de los 500 diputados que conforman la Cámara de San Lázaro pidieron licencia para lazar sus respectivas campañas a los puestos que serán cometidos en las elecciones de junio. En otras palabras, estos funcionarios dejan sus puestos hasta 6 meses antes de lo debido.

A 44 días de que termine el último periodo ordinario, y a más de 3 meses de que termine el periodo legislativo, la Cámara cuenta con sólo 346 diputados. Sólo 66 de los 109 diputados han sido suplidos. De los suplentes, sólo 23 se han incorporado a sus actividades. Otros 20 curules se encuentran en el limbo, porque sus respectivos diputados esperan las decisiones de sus partidos sobre candidaturas para ver si les toca la buena y si no, regresar a su trabajo.

Mientras estos números corresponden a los últimos 4 meses, podemos señalar que  de septiembre de 2012 a la fecha, un total de 154 legisladores han pedido licencia, 106 han sido debidamente suplidos y 45 se han reincorporado a San Lázaro.

De entre todos los colores y sabores, los legisladores del PRI son los que más licencias han pedido. Son ya 59 tricolores los que han realizado su trámite para retirarse durante estos últimos meses. Les siguen 24 perredistas, 21 panistas, dos de Movimiento Ciudadano. Morena, el PT y el PVEM registran, por su parte, una ausencia cada uno.

El PRI también encabeza la lista si se la construye con todos los datos que hay desde el inicio de la legislatura. De los 154 diputados que han solicitado licencia a partir de 2012, 83 son de ese partido, 33 del PAN y 31 del PRD.

El éxodo de legisladores podría continuar. Sólo en la última sesión de febrero, fueron 30 los diputados que pidieron licencia, 24 de ellos pertenecen a las tres principales fuerzas políticas del país.

Por su parte, el coordinador parlamentario del PRI, Manlio Fabio Beltrones, afirmó que los chapulines seguirán honrando la representación popular y “el espíritu de las enmiendas” (o sea, las reformas constitucionales emprendidas por Peña Nieto) que “México necesitaba”.

@plumasatomicas