Si estás leyendo esta nota, claramente tienes un dilema existencial: ¿debo o no gastar mi aguinaldo en un auto? Si estás leyendo esta nota, también significa que estás en una etapa de tu vida donde en lugar de usar la palabra ‘gasto’ deberías cambiarla por ‘inversión’ ¡y es que sí! Si ya trabajas, tienes tu depa y estás comenzando a construirte como adulto, comprando muebles y poniendo tu casa toda bonita, estás dando ese paso donde estás cada vez más consciente de cada peso que sale de tu cuenta, y aún más importante: estás haciéndote de tus cositas pensando a largo plazo.

Ahora, aún con todo ese choro, la pregunta sigue: ¿deberías invertir en un auto con ese dinerín? Si te estás inclinando por el sí, acá te van las razones por las que ya estás en edad de invertir en un buen auto:

1. Lo barato sale caro.

A estas alturas del partido ya te diste cuenta que lo barato sale caro. Más vale invertir una cantidad un poco más fuerte de la que nos gustaría, pensando en que lo que estás adquiriendo te va a durar un muy buen rato. Esas compras de ‘para ahorita’, o pensando en cambiarlo dentro de poco, deberían ir disminuyendo e irlas cambiando por las de ‘seguro extendido’ y ‘garantía por tantos años’.

2. “No, no, no; ese esquite no entra a mi coche”.

“¡Nadie se sube a mi coche con comida!” posiblemente fue algo que escuchaste de tus papás cuando estabas más chiquito y no entendías, pero ahora que ya es tu auto, te das cuenta que tus amigotes no te van a pagar sacar la mancha de la mayonesa con queso y chile del esquite que subieron y se les cayó. El invertir en un auto, que sabes lo que te costó y no es una compra menor, te va a hacer más responsable de tus cosas; saber el valor de todo lo que has ganado gracias a tu arduo trabajo te permitirá valorar no solamente esas cosillas, sino también tu esfuerzo. Además, una vez que comiences a invertir en cosas de este tipo te va a hacer querer aspirar a más, subiendo tu autoestima en todo lo que hagas para conseguirlo.

3. ¿Cómo te ves los próximos 6 años?

Comprar un auto no son enchiladas, posiblemente sea un compromiso económico que tengas que hacer por un buen rato, échale unos 4 o 5 años -si bien nos va, así que piensa muy bien si la opción de auto que estás considerando se adecúa no solamente a tu ‘yo’ de hoy, sino al de los siguientes 5 o 6 años. Sí, da miedo pensar en eso, pero lo último que quieres es comprarte un auto que te va a quedar chico en un par de años, todo empoderado o empoderada, bushón, trabajador, cansado pero de pie como cajera de la Comer, en un auto que ya no va con tu personalidad…

4. …Y es que probablemente no seas ya solo tú en ese auto…

¡Ajá! porque andas muy soltero ahorita, siendo un lobo solitario o ni por dónde pensar en el novio ¡y menos los hijos! y eso está bien, es muy de cada quién los planes que tenemos y cómo actuamos ante los cambios que nos presenta la vida, pero justo es una reflexión que tienes que hacer. No es como que la compra dependa de ello, pero toma en cuenta que tus necesidades -y compañía- hoy, pueden cambiar drásticamente en pocos años. Vaya, seguro si no son bebés, un perrhijo sí estás considerando llevarte al Nevado para que conozca la nieve ¿no?

5. Spoiler: la seguridad es primero.

No, no somos tus papás para echarte la misma cantaleta de siempre ni tampoco se necesita ser 100tifiko: una de las primeritas cosas que tienes que considerar al invertir en un auto es la seguridad. Muchos se fijan en el color, otros en que si las bocinas, pero en lo que todos tenemos que estar de acuerdo es que la seguridad que te dé, debe ser de primera. Y esto va muchas veces de la mano con la marca con la que decidas ‘aventarte’, acuérdate que este es un compromiso de por lo menos 5 años, así que asegúrate de haber revisado muy bien tus opciones, porque lo que vas a empezar es una relación con el servicio de la marca, visitas al mecánico y muchas idas para darle mantenimiento a tu muchacho.

Dichas todas estas razones, si estás convencido de que un auto es lo que necesitas ahora en tu vida, te recomendamos pelar ojo al nuevo Ford Figo 2019, que no solamente cuenta con conectividad y navegación en el tablero, cosa que nos encanta (quesque su Bluetooth, quesque su Waze en la pantalla y su comando de voz), sino también que es el único en su categoría con 6 bolsas de aire y con la segunda línea (parte trasera) más amplia. Y no, no parece un auto de papá, así que no te preocupes que una mamavan no vas a andar trayendo, pero por supuesto que vas a contar con toda la seguridad de un auto de primera calidad.