En las primeras horas del 6 de junio de 1944, un joven de 22 años saltó de un paracaídas en las playas de Normandía en preparación para una de las batallas más importantes de la Segunda Guerra Mundial. Este mismo muchacho —ahora con bastantes más arrugas— regresó 75 años después a las costas francesas para recrear su histórico salto en el mero aniversario del Día D.

Tom Rice, un exparacaidista del regimiento de infantería 501 se aventó un espectacular salto a sus 97 años para recordar a todos sus hermanos que ya no están con él.

tom-rice-paracaidas-dia-d-normandia-francia-2

Foto: CNN

A diferencia del joven asustado y lesionado del brazo que saltó hace 75 años, este veterano se aventó de un viejo avión armado con una sonrisa, unos lentes a la Tom Cruise y una enorme bandera de Estados Unidos. ¡Un hermoso vuelo, un buen salto, todo fue perfecto!”, le contó a CNN apenas aterrizó en un campo al noroeste de Francia.

“¡Quiero hacerlo otra vez!”, decía entre risas.
Hace 75 años, Tom Rice era el primero en la fila para saltar de un viejo avión C-47 en lo que después de conocería como Día D. Sin embargo, el fuego antiaéreo los obligó a viajar más rápido de lo que era seguro —con 50 kilogramos de equipo al hombro— y tuvo que saltar a 168 kilómetros por hora. Su brazo se atoró en la puerta y, cayendo sin control, terminó aterrizando en completa oscuridad en una zona desconocida de Normandía.
tom-rice-paracaidas-dia-d-normandia-francia

Foto: Reuters

De acuerdo con la narración que le contó a CNN, hablando en Morse, disfrazado de sonidos de grillo, pudo reencontrarse con sus compañeros.
Al minuto encontrarían una granada activada y se enterarían sobre la realidad de una de las batallas más reconocidas en la historia mundial donde participaron —nomás del equipo de los Aliados—cerca de 150 mil soldados