Fue el 27 de enero de 1945 que el campo de extermino de Auschwitz fue liberado. Hoy se cumplen 70 años y todavía hay sobrevivientes, bastante entrados en años, pero ahí están, para contarnos los horrores de uno de los más terribles hechos de la historia: El Holocausto.

El día de hoy el periódico alemán Der Spiegel publicó un especial con los sobrevivientes de Auschwitz-Birkenau.

Frieda, por ejemplo, tenia diez años y recuerda cuando los soldado soviéticos llegaron a liberarla. Unos días después llegó la Cruz Roja polaca y le dieron tabletas de vitaminas:

“Recuerdo cómo eran: naranjas, triangulares, con un revestimiento liso, probablemente hecho de azúcar”

El de Frieda Tenenbaum es uno de los 5 testimonios de ex prisioneros que los periodistas de Der Spiegel han subido a su página Online (su último número impreso incluye 14 testimonios más).

Frieda tiene ahora 80 años y es una de las sobrevivientes más jóvenes (un caso raro, ya que, según la misma Frieda, los niños en Auschwitz eran gaseados inmediatamente al llegar, así que ella tuvo suerte).

Los demás testigos tienen alrededor de 90 años (es como si sus cuerpos vivieran aún más como un reclamo ante el genocidio, como si dijeran “nos querían matar y aquí seguimos”).

Jahrestag/ KZ Auschwitz/ Befreiung

Prisioneras en el campo de exterminio

Estos son sobrevivientes longevos de la máquina de matar más monstruosa hecha por el ser humano. Recordemos que este campo de exterminio es el más representativo del régimen Nazi y es sinónimo de la destrucción que se hizo bajo las ordenes de Hitler.

Auschwitz fue el mayor centro de extermino del nazismo, ahí fueron enviadas (según algunos cálculos) cerca de un millón trescientas mil personas y murieron un millón cien mil, el 90 % de origen judío (el otro 10 % se constituyó de eslavos, prisioneros de guerra, homosexuales, entre otros grupos perseguidos).

En las puertas del campo de exterminio estaba la leyenda:

Arbeit macht frei (El trabajo te hace libre)

Jahrestag/ KZ Auschwitz/ Befreiung

En el proceso de selección mandaban a los hombres y mujeres jóvenes a trabajos forzados (era mano de obra gratis, al fin) y a niños, enfermos, ancianos y embarazadas los metían a las cámaras de gas inmediatamente, aunque muchos de ellos ya habían muerto de hambre en el camino hacia el campo de exterminio.

Muchos testigos no quisieron hablar durante años sobre los horrores y humillaciones a las que fueron sometidos, pero otros hablaron en colegios y en otros lugares para que esto nunca más pueda volver a pasar. Como dijo alguna vez el ganador del nobel y también superviviente de este campo de exterminio, Elie Wiesel:

“Todo el que escucha a un testigo hoy será un testigo en sí mismo”

Jahrestag/ KZ Auschwitz/ Befreiung

Zapatos encontrados en Auschwitz

Frieda, por ejemplo, sigue sin saber cómo fue que sobrevivió ya que era una niña. La metieron al campo, luego hicieron que escogiera una prenda de entre toda la que estaba acumulada dentro de una habitación. Ella dice que recuerda querer un vestido azul con lunares blancos, pero su madre le pidió que escogiera algo más abrigador, como los soldados estaban apurándolas, su madre terminó por ceder y ella tuvo que usar este vestido hasta muy entrado el otoño.

No recuerda mucho de lo que pasaba en el día, solo recuerda que tenían mucha hambre, todo el tiempo, permanentemente. En una ocasión las metieron en una habitación (ya traía el uniforme de rayas) las formaron y las hicieron quitarse la ropa y llegó el doctor Mengele, separó a la gente, a la izquierda unas personas, a la derecha otras. A ella la pusieron a la izquierda, pero su madre llegó y la pasaron a la derecha, ella exclamo ¡no! y ellos la golpearon, pero su madre se mostró inflexible…hasta que cedió y la tuvo que dejar ir.

“Mengele establecía quién debía ir a la derecha y quién a la izquierda”

10943798_10153017681479869_5271353092508541992_n

Así que ella estaba en un grupo de mujeres desnudas más viejas que su madre y otros niños, entre ellos estaba uno de sus primos. Estuvieron esperando por horas, llegó la noche y la puerta frente a ellos no se abrió…ella cree que era la cámara de gas. Aún no sabe qué fue lo que pasó, pero por algún acontecimiento en los crematorios o algo por el estilo es posible que ese día ella se haya salvado de morir.

Pero ahora sólo esperaba que todo se normalizara para que la mataran. Luego llegó una mujer y le dijo a su madre que si quería salvarla debía decir que ella y su primo eran gemelos. Así lo hizo y ambos fueron llevados a los cuarteles del doctor Mengele (seguramente para sus experimentos con gemelos).

Jahrestag/ KZ Auschwitz/ Befreiung

Oficiales de las SS en Auschwitz en 1944. De izquierda a derecha: doctor del campo Josef Mengele, comandante de Auschwitz Rudolf Hoss y el comandante de Birkenau Josef Kramer.

Trató de comunicarse con otros niños, pero muchos venían de otras partes de Europa y no hablaban su lengua, otros solo no hablaban. Ese fue un tiempo extraño, porque los hacían cantar canciones alemanas y jugar… Ella recuerda que pensó: ¡Es una locura que estemos jugando como niños en un lugar así!

Jahrestag/ KZ Auschwitz/ Befreiung

Niños con ropa de prisión después de la liberación.

Salvada por la música

Esther Bejarano celebró hace unos días en Hamburgo, en su casa de Stavenhagen, sus 90 años.

Su casa está decorada con arreglos florarles, ramos de flores y sus paredes están llenas de objetos y carteles de sus actuaciones.

Ella nació en Saarlouis y más tarde su familia se mudó a Saarbrücken. Su padre era cantante. Después de que Hitler llegó al poder, sus padres enviaron a su hermano a los Estados Unidos y su hermana a Palestina. Su hermano se esforzó muchísimo para llevárselos a todos a América, le cobraron una gran suma, y cuando la juntó al fin, de repente, la suma se había duplicado. No lo pudo lograr.

Su padre consiguió un trabajo en Zurich…pero eventualmente, ellos lo sabían, terminarían siendo deportados junto con todas las familias judías.

En 1943 se los llevaron en un vagón para ganado a Auschwitz. Durante años ha tenido sueños terribles sobre esa época.

Jahrestag/ KZ Auschwitz/ Befreiung

Vías del ferrocarril a la rampa en Auschwitz

Por las noches, las responsables del Bloque le pedían que les cantara. Ella se sabía canciones de Schubert y de Mozart.

Tchaikowska, una profesora de música en el campo, tenía órdenes de crear una orquesta en Auschwitz. Ella le preguntó a Esther si podía tocar algún instrumento, ella dijo que sí, que tocaba el piano, la profesora le dijo que no tenían, que tenían un acordeón. Ella dijo que también lo podía tocar…aunque no era verdad.

Le dieron el acordeón y le dijeron que era una pieza importante en la orquesta. La profesora le dijo: “Toca para mí  el éxito alemán ‘Du hast Glück bei den Frauen, Bel Ami’”. Ella dijo que no había tocado el acordeón desde hace mucho y que requería una breve práctica. Así que se quedó en un rincón tratando de entender cómo funcionaba (encontró una tecla llena de sangre mientras lo hacía). Encontró el do mayor y se dijo a sí misma “lo demás se deriva de manera simple, entonces”.

Esta es la canción que la obligaban a tocar: 

Tocamos en varios eventos para los nazis. Música ligera  en su mayoría. Me enfermé de tifoidea. El líder laborista Otto Moll gustaba de la orquesta (ella lo odiaba, se le asemejaba a una bestia). Pero cuando él se enteró de que la que tocaba el acordeón estaba enferma, la sacó del hospital para judíos (no había ningún medicamento ahí y todo se solucionaba al final con gas) y la metió al cristiano.

Moll llegó con una especialista checa y le dijo que si no la hacía sanarse, le dispararía.

De alguna manera esa fue su salvación “entretener a la gente que mataba a sus seres queridos”.

Jahrestag/ KZ Auschwitz/ Befreiung

Soviéticos con prisioneros liberados.

El 5 de septiembre de 1945 aterrizó en Palestina. Pero cuando llegó ahí, fue una total decepción. Los ingleses los metieron de vuelta en un campamento con alambre de púas. Se sentía ofendida, sobre todo porque muchos de los soldados eran judíos.

Más tarde trabajó en una fábrica y tuvo muy malas experiencias (en un enfrentamiento con un oficial en una ocasión, éste le dijo “¡probablemente Hitler olvidó meterla en la cámara de gas también!”). No había nada para ella ahí, así que regresó a Alemania con su esposo e hijos. No había otra opción. Ella no toleraba el calor en Israel y su marido no quería enlistarse para la guerra en ese país.

“Por las noches las responsables del Bloque me pedían que les cantara”

10945775_10153017681339869_2714421362918724335_n

“Usted tiene más suerte que juicio”

El último testimonio que pondremos aquí será el de Erna de Vries, de 91 años, quien vive en una casa de ladrillo y en su armario guarda fotos de sus tres hijos y seis nietos. Ella tenía 19 años cuando la liberaron de Auschwitz.

Ella tuvo que convencer a los oficiales de la Gestapo de que la enviaran a ese lugar… no quería dejar a su madre sola. Su padre murió en 1930 y era hijo único, no era judío y por eso no querían llevarla (en primera instancia) a ese campo de exterminio, pero ella quería estar con su madre.

Ella llegó del colegio un día y escuchó ruido en su casa y al oficial de deportaciones. Ella intervino y el oficial le dijo que ella no iría, solo la madre, pero lo convenció de llevarla. Erna pensó que si estaban todos juntos, se podrían ayudar.

Jahrestag/ KZ Auschwitz/ Befreiung

Se dijo a sí misma “en dos o tres meses seré deportada de todos modos”.

Llegaron a una parada (aún no sabían a qué campo de concentración irían). Al final, un oficial le preguntó si de todos modos quería acompañar a su madre, ella dijo que sí y el oficial le dijo: “¡Tu madre está llegando a Auschwitz!” Erna sabía muy bien lo que significaba eso.

En secreto había escuchado los reportes de la BBC y escuchó de los muertos y los vagones de ganado. Le volvieron a preguntar y ella contestó: “Quiero estar donde esté mi madre”. “Serías una mala hija de no quererlo así” respondió él. Fue como si se burlara del destino mortal de ambas.

Jahrestag/ KZ Auschwitz/ Befreiung

Selección de judíos de Hungría en la rampa en 1944

Llegaron y la marcaron, le tatuaron un número…aún lo lleva como una cicatriz (es muy probable que fuera el que le tocaba a su madre, recordemos que ella no estaba prevista para llegar ahí, no ese día). Muchos intentaron borrarlo después de ser liberados, pero para ella no es su vergüenza, ese tatuaje es la vergüenza de quienes se lo hicieron.

Después los desnudaron y comenzó el proceso de selección. A ella la mandaron al Bloque de la Muerte. No podían comer, tampoco ir al baño…de todos modos al otro día morirían. Rezó:

“¡Quiero vivir…pero que sea lo que tú quieras!”.

Ella solo quería ver el sol un día más.

Al otro día gritaron su número. Un oficial la empujó y le dijo: ¡Usted tiene más suerte que juicio!

Y es que, como primer grado mestizo, ella debía trabajar en Ravensbrück.

Ella quería ver por última vez a su madre. La madre estaba contenta de que su hija hubiera sobrevivido. La vio, estaba demacrada. Sabían que nunca se verían de nuevo. ¿Cómo despedirse en ese momento y sabiendo eso? Definitivamente no diciendo “Adiós”. Apenas recuerda alguna palabra. Lloraron, se abrazaron y se dieron besos. Al irse su madre le dijo:

“¡Vas a sobrevivir y les dirás (a todos) lo que hicieron con nosotros!”

El 8 de noviembre de 1943 murió su madre.

Ahora todo le recuerda Auschwitz. Cuando alguien tira a la basura un mendrugo de pan no puede soportarlo… aunque no vive con odios, no puede vivir odiando nada, eso sólo la consumiría.

Ella considera que tiene una vida que es un regalo.

En el momento en que vio que sobreviviría decidió no mirar atrás. “¡Nunca!”

Ella cree que nunca hubiera sido feliz si hubiera dejado ir a su madre sola.

“Ésta no es mi vergüenza, es la vergüenza de aquellos que lo tatuaron”

10931495_10153017681324869_7770239093134744561_n

No olvidar jamás

El testimonio de estas personas es importante, sobre todo hoy en día en que en Europa el fantasma de los fascismos está recorriendo sus calles. Imaginen ustedes qué piensan estas personas al ver que los jóvenes de los nuevos grupos de ultraderecha de hoy portan los símbolos nazis en su ropa.

Recordemos que hoy en día los movimientos de neofascistas florecen en Europa  ¿no deberíamos utilizar los recuerdos de los sobrevivientes, sus conocimientos, para evitar que los jóvenes europeos sigan sin darse cuenta del origen y los terribles efectos que tienen las ideas de extrema derecha? 

@plumasatomicas