A cinco años del terremoto de Haití, el país sigue en ruinas

El 12 de enero de 2010, un terremoto con epicentro en Puerto Príncipe, la capital haitiana, causó una de las mayores tragedias que se hayan registrado.

Una nube de polvo se levantó sobre la ciudad central del país más pobre del hemisferio occidental. El sismo, de magnitud 7.0, que tuvo lugar a las 16:53 horas, mató a unas 316 mil personas, según estimaciones que nunca lograrán convertirse en un número exacto. Cerca de 1.5 millones de haitianos se quedaron sin hogar y el gobierno de todo el país quedó temporalmente disuelto. El 60% de los edificios de la administración sufrieron daños irreparables, incluyendo el Palacio Nacional.

Después de una inversión mayor a 13 mil millones de dólares y tras la intervención de un equipo de rescate, encabezado por el expresidente estadounidense Bill Clinton, que tenía por objetivo recuperar la gobernabilidad y reconstruir las viviendas, el día de hoy gran parte del país sigue en ruinas y la población sigue sufriendo los estragos del terremoto.

El 80% de las escuelas de la ciudad fueron destruidas, el hospital principal se vino abajo y una cuarta parte de las instalaciones de los servicios públicos sufrieron daños profundos.

Antes del terremoto, la pobreza ya era terrible. Tres cuartas partes de la población vivía con menos de dos dólares diarios. Tras el desastre, el escenario empeoró.

249BEE8700000578-2906191-image-a-43_1421065389099

Estas dos fotos muestran la misma calle de Puerto Príncipe hace cinco años y el día de hoy. Muy poco ha cambiado.

HAITI_TERREMOTO_CINCO_AxD1OS_DESPUES_SPANXLAT301

Esta foto muestra muestra el amplio jardín frente al Palacio Nacional tras el terremoto y, más abajo, el mismo lugar en la actualidad. Aunque los escombros han sido removidos, la reconstrucción aún no comienza.

Haiti Five Years Later

La catedral de la ciudad sigue siendo prácticamente un conjunto de muros a medio levantar y no se ve muy diferente a como lucía en la foto de arriba, tomada un día después del terremoto. Miles de haitianos desesperados se refugiaron en las ruinas del edificio, en busca de cobijo.

Los lugares utilizados con estos fines se convirtieron en focos de cólera. Aunque el 95% de los que perdieron sus hogares han sido reubicados, muchas personas desamparadas siguen viviendo en ruinas similares.

Haiti Five Years Later

La vieja estructura de metal verde y roja del mercado ha sido remplazada y los comerciantes han regresado. Sin embargo, las promesas de que la ciudad quedaría mejor tras la intervención del equipo de rescate y planificación ha quedado corta. Las condicione insalubres y el exceso de plomo causaron un brote de cólera que acabó con la vida de al menos 9 mil personas.

La comida y el agua de emergencia, enviadas con buenas intenciones, también causaron efectos económicos negativos, al afectar el poco comercio local, como explicaron expertos más tarde. Cinco años más tarde, un cuarto de millón de habitantes continúan viviendo en casas improvisadas de cartón y aluminio.

Haiti Five Years Later

Una de las pocas estructuras completamente reconstruidas es este otro mercado. El rescate se logró gracias a la inversión de DigiCel, una de las empresas que más empleados tienen en el país.

 

El comisionado estadounidense y líder del complejo plan de rescate, Bill Clinton, cambió en muchas ocasiones la prioridad y el presupuesto de las acciones. Sumado a ello, los grupos de expertos tenían prioridades diferentes y continuamente, sus recomendaciones resultaban contradictorias. Esto condujo al expresidente estadounidense a disculparse por la falta de eficiencia en más de una ocasión.

Hoy, Haití sigue sufriendo las consecuencias del olvido internacional y de la falta de planificación precisa en su reconstrucción.

El día de hoy, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon llamó a seguir apoyando a Hatí

“La recuperación de Haití no ha sido fácil. Ha habido, y sigue habiendo, reveses en el camino y todavía queda mucho trabajo pendiente para asegurar la estabilidad política e institucional, el gobierno democrático y el desarrollo sostenible”.