Música

“Abbey Road”, el verdadero adiós de los Beatles, hace 45 años

Hace 45 años salía al mercado el último álbum grabado por los Beatles, el mítico Abbey Road.

Hace 45 años salía al mercado el último álbum grabado por los Beatles, el mítico Abbey Road. Aunque Let It Be oficialmente fue el ultimo álbum en aparecer en su discografía oficial, Abbey Road se grabó posteriormente.

Los sinsabores que habían dejado las amargas sesiones de grabación del pretendido proyecto de “regreso” de los Beatles, Get Back (al que luego le cambiaron el nombre por Let It Be puesto que el regreso no pasó más allá de un improvisado concierto en la azotea de las oficinas de Apple), durante las cuales la banda se vio envuelta en muchos conflictos personales (la mayoría por desacuerdos con Paul McCartney quien quería imponer su dirección artística y la incómoda presencia permanente de Yoko Ono por parte de John Lennon), motivaron a la banda a reunirse una vez más a grabar un buen disco, como solían hacerlo al principio de su carrera: sin doblajes, haciendo armonías vocales entre todos, sin tracks individuales en los que uno tocaba todos los instrumentos o con músicos externos, como banda y bajo una férrea disciplina con la tutela de su eterno productor George Martin.

El álbum destaca por la calidad de sus canciones. Aunque no lo habían establecido como tal, de cierta forma todos intuían que sería el último, de algún modo algo les decía que habían llegado al final del camino. Así que los cuatro músicos dieron lo mejor de su arsenal.

abbey4


 

Encontramos piezas extraordinarias de John Lennon como “Come Together”, la cual había escrito originalmente para que Timothy Leary, el profeta del LSD, la usara durante su pretendida campaña contra Ronald Reagan por la gubernatura de California. Desafortunadamente, Leary fue arrestado por posesión de marihuana y entonces John pudo usar la canción para grabarla con los Beatles, aunque se metió en una bronca por robarse la frase “here come old flat top” de la canción de Chuck Berry, “You Can’t Catch Me”, a manera de compensación se comprometió a grabar tres canciones de su autor, Morris Levy. La otra contribución de John es “I Want You (She’s So Heavy)”, un tema en el que deja constancia de la pasión que sentía por Yoko Ono, la cual en primeras versiones estuvo cantada por McCartney. Con una estructura bastante inusual en cuanto a los cambios de rítmica un tanto basados en el blues, es una de las canciones de Lennon más propositivas, con una letra simple apenas de 14 palabras y sobre todo, en su extendido pasaje final en el que hace uso de un generador de “ruido blanco” mediante el sintetizador Moog que era lo último en tecnología musical en 1969.

abbey

George Harrison por su lado, plasmó dos de sus mejores composiciones en el álbum, “Something” y “Here Comes the Sun”. La primera fue lanzada como lado A del sencillo y fue calificada como “la mejor canción de amor de todos los tiempos” por Frank Sinatra (aunque Frankie Old Blue Eyes pensaba que la habían escrito Lennon & McCartney). Harrison se la había ofrecido a Jackie Lomax y Joe Cocker, pero ninguno de los dos quiso grabarla, así que Harrison decidió intentarla con los Beatles, con un solo de guitarra algo “Claptoniano” y la leyenda de que se la había escrito a su esposa Pattie Boyd, aunque en realidad Harrison la escribió tratando de imitar el estilo de Ray Charles. La canción por fin, después de 10 años, le mereció el reconocimiento de Lennon y McCartney, y por ser la canción de los Beatles con más covers, después de “Yesterday”.

“Here Comes the Sun” es una canción compuesta en un apacible jardín de la casa de Eric Clapton y una metáfora sobre el “invierno de descontento” que estaba viviendo con los Beatles, Apple y toda la parte del negocio de la banda. Es una expresión de regocijo por la corazonada de que el frío inhóspito pasaría y pronto saldría el sol. Curiosamente en este track no participa John Lennon pues había tenido un accidente automovilístico con Yoko y reutiliza un riff que el propio George había compuesto para la rola “Badge” que luego grabaría con Cream, bajo el seudónimo de L’Angelo Mysterioso.

abbey3

Paul McCartney seguía más en el lado pop comercial con piezas como “Maxwell’s Silver Hammer” o la semi bluesera “Oh, Darling!” piezas de las que dijo Lennon, “sólo le gustarían a las abuelitas”. Aunque pudo dejar constancia de la desconfianza que le tenía a su entonces manager Allen Klein, en el tema “You Never Give Me Your Money”, pues el señor sólo les daba “papelitos graciosos” en los que especificaba todas sus ganancias, pero jamás llegaban al momento de recibir el dinero contante y sonante en las manos. ¡Hasta Ringo le echó ganas! Escribió “Octopus’s Garden” y los demás Beatles le ayudaron a arreglarla.

abbey2

 

En el álbum hay magníficas muestras de trabajo colectivo como la soberbia “Because”, en la que hacen muestra de sus voces privilegiadas, al igual que en “Sun King” y en dos “popurrís” que cierran el álbum. El primero compuesto de fragmentos de canciones individuales, cosa que no le agradaba nada a Lennon, pero que Paul y George Martin estaban seguros que proseguían con el concepto creado en Sgt. Pepper’s. El segundo, formado por la composición de Paul, “Golden Slumbers” ligada a “Carry That Weight” y “The End”, la cual incluye el único solo de batería que grabó Ringo con los Beatles y culmina con un duelo de solos de guitarra entre McCartney, Harrison y Lennon (en ese orden), en un afán de demostrar que aún seguían siendo buenos ejecutantes entre toda la oleada de pomposos músicos progresivos y de rock pesado.

La icónica portada, tomada precisamente en la calle Abbey Road donde se encuentran los estudios del mismo nombre, en los que grabaron todos sus álbumes, ha sido reproducida e imitada infinidad de veces (sólo Sgt. Pepper’s se le compara en tributos), además de ser visita turística obligada para millones de personas en el mundo.

“The End” es el título más apropiado para el último track del último álbum de la última grabación de los Beatles juntos, la cual dejó como legado para la humanidad esta frase: “And in the end, the love you take, is equal to the love you make” (Y al final, el amor que te llevas es igual al amor que diste). Los Beatles dieron mucho amor a quienes los escucharon y por eso lo siguen recibiendo aún 45 años después del lanzamiento de este álbum.

FB: IvanNieblas

Top Relacionadas
:)