El pasado 10 de abril, en las instalaciones de la Unidad Académica de Derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) fue asesinada Anayeli Noemí Delgado, una joven estudiante de la institución. Minutos más tarde del delito, las autoridades reportaron el aseguramiento de un hombre, el cual fue sometido con fuerza por agentes y, posteriormente, murió. ¿Y luego?

Pues, tras investigaciones periciales, se determinó que Marcos García Benavídes, nombre del mencionado joven, murió a causa de la forma en que fue sometido por cinco policías ministeriales. Eso sí, todavía no se establece si éste tuvo algo que ver con el asesinato de Delgado… aunque, según indican los familiares de García, la información oficial no hace mucho para deslindarlo del asunto y, sobre todo, para esclarecer la muerte del hombre de 30 años.

Lo único a lo que se limitó el titular de la Dirección General de Servicios Periciales (DGSP), Víctor Manuel Guerrero, fue en confirmar que los agentes ministeriales fueron los responsables de la muerte del hombre. “Asfixia por sofocación en su modalidad de compresión torácica y abdominal”, detallo el director pericial en conferencia de prensa, para luego dar la palabra a Héctor Martínez, director de la Policía Ministerial Investigadora (PMI) quien… ¡sorpresa! justificó el violento proceder de sus agentes.

“Actuaron de manera correcta, según las circunstancias del momento, intentaron someterlo manualmente; a mí me parece que actuaron de manera correcta al no utilizar las armas letales (pistolas de cargo) que en ese momento portaban”, justificó Martínez.

De acuerdo con lo descrito por el director de la PMI, García Benavídes fue sometido sólo por haber cruzado un cordón perimetral establecido luego del asesinato de Anayelí Noemi Delgado… y luego, como no atendió “comandos verbales” e iba armado con una navaja, pues fue necesario aplicar la fuerza (cof, entre cinco, cof). Total, una vez sometido el sujeto fue golpeado y, todavía de pilón, le cayeron los agentes encima del torax (ya esposado). Eso provocó su sofocación y posterior muerte.

“Cuando aún continuaba el intento por parte de los policías para someterlo dicha persona comenzó a presentar problemas de insuficiencia respiratoria, razón por la que de inmediato se le brindaron los primeros auxilios, consistiendo en resucitación cardiopulmonar”, indica el comunicado oficial que en su momento se dio a conocer. Por otra parte, el director de servicios periciales agregó que él estuvo presente en los hechos y hasta intentó resucitar a García Benavidez… pero ése no respondió.

En fin, al parecer ninguno de los ministeriales tendrá bronca alguna por lo sucedido con García Benavides… y tampoco se ve que las autoridades vayan a modificar los protocolos de detención, pese a que el propio director de servicios periciales indica que la forma en que se somete a los presuntos delincuentes provoca finales como éste. “Cuando una persona es controlada de esa manera, muchas veces en el piso, se le tienen que subir y el hecho de que se le suban obviamente ocasionan esa compresión torácica”, concluyó.

Imagen principal: elsoldezacatecas.com.mx