Gabriel González Salaya, un hombre de 30 años que se dedicaba a la albañilería, salió a buscar empleo el pasado sábado 13 de abril. Al salir de su casa, le dijo a su esposa que la veía más tarde, sin embargo, a la mañana siguiente su cuerpo sin vida y mutilado fue hallado en la carretera Picacho-Ajusco, en la alcaldía Tlalpan de la Ciudad de México. Su familia, supo de su paradero hasta hoy.

De acuerdo con información del periodista Carlos Jiménez, González Salaya salió a buscar trabajo y ya no se supo más de él. Su pareja le mandó mensajes y le marcó a su celular, pero jamás tuvo respuesta. A la mañana siguiente, el domingo 14 de abril, el cuerpo de Gabriel González fue encontrado por elementos policiacos en el kilómetro 8 de la carretera al Ajusco, en la colonia Solidaridad de dicha alcaldía capitalina.

Primero se pensó que el móvil del asesinato había sido un asalto, pues al cuerpo del hombre le habían cortado las orejas y tenía un arma punzocortante clavada en el cuello, además presentar huellas de atropellamiento, esto de acuerdo a los primeros reportes. Sin embargo, las autoridades descartaron el robo, ya que la víctima contaba con todos sus documentos oficiales cuando fue encontrado, tales como su identificación, acta de nacimiento, y comprobantes de domicilio, además de una tarjeta de débito, otra del metro y una más del Oxxo.

Por su parte, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México inició una capeta de investigación por este hecho.

Foto:ContraRéplica

*Con información de: Carlos Jiménez y ContraRéplica