¿Una cosa es una cosa y otra, otra? El gobierno de Mazatlán ha sido señalado por presuntamente hacer caso omiso de la austeridad republicana: despidió a 238 trabajadores y en su lugar, contrató a 488  nuevos trabajadores con salarios altos (para funcionarios de primer nivel, claro). En este asunto se encuentra implicado el presidente municipal de Morena Luis Guillermo Benítez, 

pero él lo niega.

De acuerdo con el alcalde, la información publicada por el diario Noroeste no es del todo cierta pues para duplicar las contrataciones en el gobierno de Mazatlán, los salarios se recortaron: “Ocupamos personal, pero estamos dentro del presupuesto que nos comprometimos, por eso no nos hace ruido esa nota”.

Sin embargo, de acuerdo con Noroeste el personal contratado conforma el círculo de confianza de Benítez. Luego, los documentos de la administración contradicen las declaraciones del político. ¿La razón? En comparación con las nóminas de 2017 de la gestión anterior y la del morenista, no existe una prueba de que los salarios hayan disminuido.

Todo lo contrario, pues los sueldos de los funcionarios de “primer nivel” se elevaron en su gobierno. En algunos casos aumentaron más del 5%, debido a un acuerdo con el sindicato por el incremento anual.

Según el diario Noroeste, no existe un equilibrio en los salarios de los funcionarios de primer nivel. Como ejemplo, el sueldo de algunos disminuyó 800 pesos quincenales. Sin embargo, en sueldo del Tesorero pasó de 48 mil 400 pesos a 49 mil 900. Los asesores jurídicos no se quedan atrás, pues su salario se incrementó de 23 mil 500 pesos a 25 mil pesos.

¿Qué hay de los otros cargos? Se supone que los cargos oficiales cambiaron de nombre o su figura desapareció, por lo que los datos sobre su salario no fueron comprobados por el medio.

Mientras, el alcalde ha rechazado cualquier señalamiento de los medios locales.

*Foto de portada: @quimicobenitez