Foto: Especial

La lucha en Alfonso Reyes 188 contra el ‘cartel inmobiliario’

El 19 de septiembre de 2017, Jael Elizabeth Castillo Gutiérrez estaba sola en su departamento 301, ubicado en la calle Alfonso Reyes número 188, de la colonia Hipódromo Condesa. Estaba terminando sus labores y preparándose para recoger a su hija de la escuela; sin embargo, a las 13:14 horas, comenzó a sentirse un terremoto de magnitud 7.1 grados.

“Pensé que en un momento dado se iba a caer el edificio; el movimiento era muy diferente de otros sismos y yo sí pensé que podía morir”, señala mientras recuerda aquel momento que cambiaría su vida, enfrentándola a sus vecinos, a las autoridades y al que llama “el cartel inmobiliario”.

alfonsoreyes_mapas_19S_tw

Foto: Especial

La primera vez que se encontró con éste, fue días después de que ocurriera el accidente. Ella cuenta que, en una reunión con sus vecinos, llegó el hermano de otra dueña para hacerles una propuesta: demoler el edificio y construir uno nuevo. “Ese fue el primer momento de ver como el cartel inmobiliario empieza a asecharte ante una tragedia”.

“De escrito aquí, de escrito para allá”

Por otra parte, Elizabeth cuenta que otro de los obstáculos que tuvo que enfrentar, fue el conseguir un dictamen oficial de las autoridades sobre el estado de su edificio. De hecho, sólo contaban con una cédula post-sísmica que señalaba que el inmueble se podía rehabilitar, pero que existía riesgo de vivir en él.

Ante esto, se dirigió al Ayuntamiento de la Ciudad de México para intentar conseguirlo.

alfonso-reyes-188-cartel-inmobiliario-damnificados-unidos-19-septiembre-sismo-01

Daños en Alfonso Reyes 188 tras el sismo // Foto: Especial

Solo le dijeron que hiciera un escrito para el entonces jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera. Cuando lo entregó, en enero de 2018, le señalaron que debía entregar otro al Instituto de Seguridad para las Construcciones, pues le aseguraron que ahí le entregarían el dictamen.

Pero, como cualquier trámite burocrático que no parecer tener fin, le indicaron que tenía que hacer un nuevo documento: “Así te traían de escrito aquí, de escrito para allá, y seguía sin haber respuesta de la autoridad”.

Además, tenía que soportar el hostigamiento de su vecina y su hermano, quienes estaban decididos a construir un nuevo inmueble. El problema es que no contaba con el dinero para poder pagar nuevamente su hogar. “No, pues si no tienes dinero para construir un departamento nuevo, entonces véndelo”, le decían, pero sabía que le pagarían menos de lo que realmente costaba su casa.

Su llegada a Damnificados Unidos

Llena de incertidumbre, comenzó a pensar que debía existir alguna organización, algún colectivo que la pudiera ayudar, como ocurrió en 1985. Fue así que, en marzo de 2018, conoció y se integró a Damnificados Unidos.

Gracias a ellos, en junio de 2018, pudo conseguir el dictamen oficial de su inmueble en Alfonso Reyes: “Fue la única manera que yo empecé a ver más claridad, más certeza, una ruta de lo que iba a pasar con mi edificio, porque la autoridad a mí no me daba respuesta”.

alfonso-reyes-188-cartel-inmobiliario-damnificados-unidos-19-septiembre-sismo-02

Daños en Alfonso Reyes 188 tras el sismo // Foto: Especial

Después otro de los residentes se integró junto a ella a Damnificados Unidos.

Sin embargo, sus otros cuatro vecinos seguían con la idea de construir una nueva obra. Incluso, el hermano de su vecina, quien dice, pertenece al Colegio de Ingenieros Civiles de México, les acercó un despacho para que realizara un análisis de lo que se podría hacer con el edificio.

En un principio, su vecina le dijo que el estudio costaría 400 mil pesos, luego 500 mil y así, con cada día, fue aumentando el precio. Llegó un momento en el que ella comenzó a preocuparse porque sabía que al menos tendría que pagar más de 100 mil pesos, dinero que no tenía en ese momento .

Los resultados se entregaron y le dijeron que no se podía rehabilitar, que se debía desarrollar una nueva construcción.

alfonso-reyes-188-cartel-inmobiliario-damnificados-unidos-19-septiembre-sismo-03

Demolición de Alfonso Reyes 188 // Foto: Especial

Fue entonces que, también con la ayuda de Damnificados Unidos, ella y su vecino lograron un convenio con el que el gobierno de la Ciudad de México se comprometía a pagar cualquier acción que se realizara en el edificio, así como que se respetaran las condiciones en las que se encontraban sus departamentos antes del sismo.

“Yo sí me considero damnificada”

Elizabeth cuenta que en Alfonso Reyes 188 prácticamente vivían tres de los seis dueños de los departamentos, pues los otros solo rentaban y veían más al inmueble como un negocio. Mientras que ella obtuvo su hogar gracias a una hipoteca que, antes del sismo, por fin había logrado pagar. “Antes fueron años de trabajo, de esfuerzo”, recuerda.

Aunque el 2018 fue desgastante para ella porque no llegaba a ningún acuerdo con sus vecinos, y no le querían entregar los resultados del estudio; en 2019 consiguió que se acercaran al gobierno, justo cuando acababa de entrar la administración de Claudia Sheinbaum y el comisionado César Cravioto.

Entonces, las autoridades les informaron que pagarían su parte correspondiente de lo que había costado el estudio.

Pero siguieron negándose a la rehabilitación del edificio y comenzó a manejarse la posibilidad de realizar una reconstrucción con ayuda de Fundación Slim; cosa que nunca se logró, pues no se llegó a ningún acuerdo.

Les asignaron una nueva empresa y, en noviembre de 2019, comenzó la demolición, concluyendo en febrero de 2020. Por otra parte, seguía intentado acercar a sus vecinos a Damnificados Unidos, quería convencerlos de recibir el apoyo del gobierno, pero no lo aceptaban.

alfonsoreyes_quotes_tw

Por esto mismo, siente que no se consideran damnificados: “Pero yo sí me considero damnificada porque no tengo mi inmueble”.

4 anteproyectos y aún no llega el definitivo para Alfonso Reyes 188

Después de esto, Elizabeth cuenta que las autoridades les propusieron la redensificación, con lo que se agregarían dos pisos más al edificio y tres departamentos para venderlos y financiar la reconstrucción. Aunque no estaba tan de acuerdo, ella y sus vecinos terminaron aceptando.

Un arquitecto comenzó a trabajar con el anteproyecto; aunque, en realidad, terminarían siendo cuatro, pues las autoridades no respetaban la preexistencia o medidas que antes tenían los departamentos. Un ejemplo es el primero, el cual rechazó al percatarse que su casa tenía menos metros. Por ello, acudió a Damnificados Unidos y logró que este espacio se le restituyera con una bodega y un balcón.

alfonso-reyes-188-cartel-inmobiliario-damnificados-unidos-19-septiembre-sismo-03

Demolición de Alfonso Reyes 188 // Foto: Especial

Así se llegó al segundo anteproyecto en Alfonso Reyes 188, aunque se dio cuenta que, otra vez, no se estaba respetando la preexistencia. Entonces, el arquitecto presentó el tercero donde se agregaron dos balcones más; y luego al cuarto, donde Elizabeth se percató que uno de sus vecinos contaba con cuatro metros más que los demás.

Sí, aquel que también estaba en Damnificados Unidos, pero que luego comenzó a trabajar para el gobierno, en la Comisión de Reconstrucción.

Al pedir todos una explicación, las autoridades les indicaron que también se les agregarían, pero que debían ceder la azotea para que se vendiera como roof garden. Entonces, por primera vez, sus vecinos se unieron a ella y mostraron su desacuerdo. El anteproyecto se rechazó y aún están a la espera del quinto, el cual espera, sea el último.

“Después de lo que yo viví ahí, yo lo único que pido es seguridad estructural y el respeto a mis condiciones, tanto de metraje como de habitabilidad”, señala.

“Hay que defender todo lo que hiciste con trabajo”

Lo último que se hizo, en el mes de junio, fue la solicitud de una mecánica de estudios para analizar el terreno y verificar si se pueden construir más pisos. Además, siguen a la espera del nuevo anteproyecto, aunque ella no entiende por qué se han retrasado tanto tiempo.

De hecho, señala que, en el calendario de obras que le dieron, la Comisión para la Reconstrucción indica que las obras deben comenzar en enero de 2021; cosa que ve difícil por los retrasos que se han dado.

alfonso-reyes-188-cartel-inmobiliario-damnificados-unidos-19-septiembre-sismo-05

El predio actualmente // Foto: Especial

No sólo eso, sigue enfrentándose a sus vecinos, quienes la excluyen de las asambleas; así como al “cartel inmobiliario”, que sigue acechando por medio del hermano de su vecina. Incluso, comenta que esta persona apenas participó en mesas virtuales con el comisionado: “En mi edificio, sigue estando esa figura de él por ahí”.

A pesar de todo esto, ella quiere seguir luchando por su patrimonio, por lo que consiguió con tanto trabajo y esfuerzo, sin importarle si tiene que enfrentarse más de una vez a las autoridades.

“Aprender que como personas, como ciudadanos, hay que defender siempre nuestros derechos, no dejar que te hagan a un lado, que quieran que cumplas con las disposiciones del gobierno y que no hables, cállate, escucha nada más y no estés haciendo ruido en la calle. Sí hay que salir a hacer ruido, porque hay que defender todo y sobre todo lo que hiciste honestamente con el trabajo y que es el patrimonio de muchos años”, comenta finalmente.

De acuerdo al portal reconstruccion.cdmx.gob.mx, el estatus de Alfonso Reyes 188, es en proyecto; el arquitecto a cargo, es Honorato F. Carrasco; y el presupuesto para los trabajos, es de un millón 662 mil 222 pesos, aunque por el momento, aún no hay un anteproyecto.