¿Cómo le hacía EPN para salir avante, pese a tener una pésima administración? Pues el jefe de Presidencia, Alfonso Romo, se acordó y así fue como intentó animar a inversionistas: hacer a un lado las críticas y malas acciones de gobierno y nomás fijarse en lo bueno (si es que hay) y eso presumirlo.

“Tenemos que hablar bien del camello. Necesitamos que todos los mexicanos, en lugar de hablar mal, hablemos todos bien o mejor de lo que hemos hecho, necesitamos crear un ambiente optimista, no podemos crear un ambiente pesimista”, dijo el exempresario y ahora miembro de la Cuarta Transformación durante su participación en el XIV Summit de Capital Privado.

CIUDAD DE MÉXICO, 30ABRIL2019.- Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de México, y Mario Macias Robles, director sectorial de los Trabajadores del Infonavit, durante la 188 asamblea general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

De acuerdo con Proceso, el jefe de la Oficina de Presidencia intentó justificar de forma demasiado gacha la lentitud con la que están tardando en llegar los cambios prometidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Cambiando un poco el discurso (no tanto) de AMLO, Alfonso Romo señaló que se heredó un “problema de corrupción y de ligereza muy fuerte”… pero, como lo ve él, “se está reaccionando”.

“Por la excusa de la corrupción, sin querer, estamos parando demasiado y no podemos parar”, agregó Poncho Romo, para rematar diciendo que lo bueno se verá hasta el tercer año del gobierno de AMLO… mientras tanto, pidió a los inversionistas no desalentarse y confiar en que se harán las cosas de buena manera: “México está hambriento de capital, no tiene el capital para enfrentar los retos que se nos presentan… sí tenemos la capacidad de aguantar las turbulencias, creo que México puede salir muy avante de esta situación”.

Prometiendo que, ahora sí, está por ser ratificado el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, Alfonso Romo señaló que el planes aprovechar la bronca que el vecino del norte tiene con China para traer empresas e industrias para este lado del río Bravo. “Ya estamos trabajando en hacerlo y en crear condiciones de crecimiento que nunca se han visto en el país”.

Otra de las cosas que Poncho Romo prometió para dar confianza a los inversores es que dentro de seis meses se revisarán las licitaciones petroleras… con el fin de checar la producción e inversión y evaluar si le convienen a la hacienda pública. “Una vez visto esto, el presidente tomará la decisión que más le convenga al país”.