AMLO dice que desaparición de estudiantes en Ayotzinapa no fue un crimen de Estado

Durante una reunión con pueblos mixteco, tlapaneco, amuzgo y nahuátl, realizada este 24 de noviembre en la zona de la montaña alta de Guerrero, Andrés Manuel López Obrador dijo que ni la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa –ocurrida el 26 de septiembre de 2014– ni el asesinato del activista Arnulfo Cerón cuyo cuerpo fue hallado en una fosa de Guerrero pueden ser considerados como crimen de Estado, por lo que confía en que no queden impunes.

Foto: Lucy Sanabria

“Cuando es un crimen de estado es muy difícil saber, pero en el caso de Arnulfo, en el caso de los jóvenes de Ayotzinapa y muchos otros casos no se puede hablar de crímenes de Estado”, dijo López Obrador, quien además pidió cooperación a todos aquellos que tengan información sobre ambos casos, todo con la garantía de que el gobierno los protegerá de futuras represalias.

“También decirle a los que tienen información, que participaron en hechos delictivos, si ellos quieren ayudar a que se sepan las cosas el gobierno los va a proteger. Lo que necesitamos es conocer la verdad. Siempre”, dijo AMLO durante dicha reunión, en donde también mencionó que se darán algunas recompensas por información valiosa que lleve a descubrir quién está detrás de ambos casos, pues si gobierno no protegerá a los responsables.

Los comentarios de AMLO no muy fueron bien recibidos en redes sociales, ya que muchos afirman que, a comparación de lo que dijo, lo sucedido en el caso de Ayotzinapa sí fue un crimen de Estado, pues fue el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, fue quien ordenó a la policía municipal detener a un grupo de 44 normalistas que se dirigían a la Ciudad de México para la marcha del 2 de octubre.

Como recordarán, 43 de los jóvenes involucrados fueron desaparecidos y tiempo después, Jesús Murillo Karam, entonces al mando de la Procuraduría General de la República, dio a conocer que José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda, su esposa, fueron los autores intelectuales de la desaparición forzada de los estudiantes de Ayotzinapa, en donde participaron miembros de un grupo criminal llamado Guerreros Unidos, el cual supuestamente recibió órdenes del alcalde de Iguala.

A cinco años de su desaparición, las autoridades ni los familiares siguen sin saber el paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa, aunque de acuerdo a un texto escrito por Santiago Martínez Escamilla en el portal Animal Político, el caso tiene todo lo necesario para ser considerado como un crimen de Estado.