Y justo el día que AMLO le dijo a Javier Sicilia que chida su visita a Palacio Nacional, pero que él no lo atenderá, el presidente hizo pública su reunión con el alto comisionado de la NFL, Roger Goodell… y por supuesto que las criticas no respetaron el puente.

Luego de que el fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Javier Sicilia, diera a conocer una carta en la que pide al mandatario cambiar la estrategia de Seguridad y, además, anunció una caminata a Palacio Nacional, AMLO respondió así al llamado del también poeta:

Adelante la protesta. No podemos impedirla. Desde luego, no compartimos puntos de vista, pero esto es también normal en un sistema democrático. Siempre lo hemos dicho, hay una oposición, ahora se quiere que se cambie la estrategia en materia de seguridad, nosotros decimos no vamos a regresar a lo mismo, no es con el uso de la fuerza, no es la violencia, no se puede enfrentar el mal con el mal”.

FOTO: VICTORIA VALTIERRA /CUARTOSCURO.COM

Sin hacer mucho hincapié en el contenido de la misiva de Sicilia, la cual vuelve a reclamar que se comprometió en campaña a ofrecer seguridad y justicia a los mexicanos… y nomás no se ve que tenga la intención de cumplir, AMLO descartó cualquier futuro encuentro con Sicilia. Lo cual no quiere decir que, luego de su caminata a Palacio Nacional, vaya a encontrarse con las puertas cerradas.

De acuerdo con AMLO, Sicilia podría ser recibido por la titular de la SEGOB, Olga Sánchez Cordero… o si la cabecita de algodón anda ocupada, pues el activista podría ser atendido por el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas.

Como bien recuerda Proceso, el distanciamiento AMLO-Sicilia ya ni es novedad. Éste viene desde el 2012, cuando el activista y poeta negó apoyo al tabasqueño en su campaña presidencial. Y bueno, al parecer el ahora presidente le está aplicando a Sicilia la del meme de “si no me quisiste así, no me busques ahora que estoy así”.

Bueno, quizás lo de AMLO hacía Sicilia va más allá de lo anterior, ya que ayer en su mañanera el presidente colocó al activista en el gran grupo de personajes que ya tiene identificados como “oposición”… esto pese a que, en su carta, Javier Sicilia no se posicionó como tal, sino como un elemento que podría ayudarlo a su lucha contra la violencia e inseguridad. En una actitud conciliadora, como la que ha mostrado en otras ocasiones.

“Muchos mexicanos nos negamos a creer que el banco de este gobierno está quebrado, que las bóvedas del Palacio Nacional y de los palacios de gobierno no tienen fondos y están vacíos, saqueados por el crimen organizado (…) Por ello voy a caminar de nuevo con lo único que tengo, mi dignidad, mi rabia y mi palabra, para decirte a ti y a los que quieran escuchar que la casa de todos sigue en llamas (…) que debemos sacudirnos la indiferencia bovina a la que, a fuerza de horror y miedo nos está reduciendo la violencia, hasta normalizar el crimen, y que sólo unidos podemos hacer posible lo único que importa: la verdad, la justicia y la paz”.

Hasta el momento se desconoce cuándo y desde dónde partirá la caminata que encabezará Javier Sicilia con rumbo a Palacio Nacional. Tampoco se sabe quiénes lo acompañarán en su recorrido y si el activista sólo tiene la intención de solicitar el cambio de estrategia o entregará un documento con un planteamiento más formal.