En su conferencia matutina, Andrés Manuel López Obrador confirmó que el Gobierno compró 571 pipas en Estados Unidos para que su plan contra el robo de combustibles pueda seguir en marcha. Sin embargo, las críticas se desataron cuando se admitió que el precio supera los 85 millones de dólares y todo esto se entregó sin ninguna clase de licitación pública. Ante la situación, AMLO dijo que lo hizo “por la emergencia”.

Estas 571 pipas son un avance para la compra de 707 pipas en total. Según AMLO, estos camiones cisterna tendrán la capacidad de transportar 116 mil barriles diarios de combustible.

Ante la situación que “ameritaba prontitud”, el presidente mandó una “misión” de sus más cercanos funcionarios de ‘chopping’ al gabacho. En la comitiva viajaba Marcelo Ebrard (SRE), Graciela Márquez (SE), Eréndira Sandoval (SFP) y Raquel Buenrostro (SHCP), así como ingenieros agrónomos personal especializado de Pemex.

Es importante aclarar que aunque se preste a la confusión, la compra de inmobiliario o equipo sin alguna licitación no es ilegal. De hecho, si se explica el gasto bajo el concepto de seguridad nacional o si se utilizara la figura de la adjudicación directa, no hay ningún problema legal. Ante eso, Andrés Manuel explicaba que si se hubieran seguido los pasos normales las pipas hubieran tardado demasiado.

“Si se hubiese lanzado una licitación normal pues hubiésemos comprado las pipas, si nos iba bien, en tres meses. Es más, se le hizo la solicitud a la Canacar y nos presentaron un programa para darnos las pipas a partir de marzo y como ustedes comprenderán esto demanda de prontitud”, mencionaba el pejidente en una declaración retomada por Proceso

AMLO asegura que el próximo jueves dará a conocer los detalles de la compra y transparentará la información correspondiente. Ahora sí que como niño que se lanzó a la tienda, el mandatario presentará los tickets y regresará el cambio.

La compra de pipas, autotanques o camiones cisterna, como le quieran llamar, es uno de las etapas del plan del Gobierno federal para detener el robo a los combustibles. Las otras elaboradas, estudiadas y profundas etapas involucran —de acuerdo al Financiero— “una estrategia de bienestar para la gente, así como aplicar la ley y acabar con la corrupción”.