En 2013, EPN promulgó la reforma a la Ley General de Educación, la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la Ley General del Servicio Profesional Docente, todo en un combo llamado Reforma Educativa, que entre sus objetivos estaba la evaluación docente. Sin embargo, la propuesta de Peña Nieto encontró críticos y también una oposición por parte de la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación) y hoy que está AMLO en el poder se da marcha atrás al “legado” de Peña. En esta marcha, el mandatario dio un golpe en uno de los puntos más polémicos: la evaluación.

Según AMLO y su equipo, evaluar a los maestros no es prioridad en el nuevo proyecto de la Reforma Educativa, ya que no incide en la calidad de la “enseñanza”. Y mientras este punto pasa a segundo plano, se armará un plan para fortalecer a las escuelas normales.

Las Normales

En una mañanera tropezada —por aquello de que se fue la luz y se cortó su transmisión en redes sociales—, AMLO habló de la creación de nuevas escuelas normales, para “dar preferencia a maestras y maestros egresados” de estos planteles.

“Por eso también no es para nosotros indispensable lo de la llamada evaluación porque si se fortalecen las normales pues los maestros van a salir bien preparados para poder desempeñar su trabajo educativo”, aseguró.

Y es que la apuesta, según Esteban Moctezuma, titular de la SEP, es revertir las invasión de la Reforma de EPN que “invadió derechos laborales” de los profesores. En fin, así termina la jornada de esta semana, en medio de las protestas de la CNTE y la cancelación de sesiones en la Cámara de Diputados.

**Foto de portada: Presidencia.