Mientras que en unas mañaneras no hace mas que poner a roncar al respetable, en otras –como la de hoy, 16 de abril– el presidente se va recio con los anuncios… chia. Ni respeta las vacaciones (de otros) y ahora resulta que mañana mismo pedirá que la reforma educativa sea abrogada.

Además de asegurar que no habrá cobro a estados por la Guardia Nacional (como varios medios reportaron), presumir la creación de empleos y aclarar sus dichos sobre el derecho de réplica que aplica con la prensa… AMLO se dio tiempo para anunciar que mañana miércoles ordenará frenar la “mal llamada reforma educativa”.

De acuerdo con lo anunciado por AMLO, el freno a uno de los logros del sexenio de Enrique Peña Nieto se pondrá en tanto se resuelven las nuevas enmiendas a la Constitución en materia educativa (aquellas que dio a conocer como “Iniciativa para la abrogación de la Reforma Educativa”). Así que los que habrán de chambear son los de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Gobernación y Hacienda. Ellos serán los responsables de buscar mecanismos alternativos a lo que todavía no han resuelto los legisladores.

Aunque este anuncio fue realizado durante su conferencia mañanera, ya desde hace unos días se “sospechaba” que AMLO ejercería el poder del Ejecutivo para dar freno a la reforma educativa. Así que desde ayer representantes del PRI y el PAN expresaron no sólo su oposición a la decisión del presidente, sino que también expusieron argumentos para que esto no se realice.

Por medio de un comunicado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) señaló que el Ejecutivo no tiene las facultades para asumir las responsabilidades de otro poder de la República… que, en este caso, sería el poder Legislativo. Así que, si AMLO mañana ordena el freno a una de las reformas estructurales impulsadas en épocas de EPN, sería un movimiento anticonstitucional.

De acuerdo con la bancada del PRI en el Congreso, quien se encuentra con freno es el Presidente y así lo establecen los artículos 49, 72 (inciso F) y 89 (fracción I) de la Constitución, rematando con el recordatorio de que Lázaro Cárdenas fue quien canceló la posibilidad de hacer lo planeado por AMLO… para así evitar los vicios del autoritarismo.

Por su parte, el coordinador parlamentario del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, fue en el mismo sentido que el tricolor, señalando que el presidente no puede abrogar la reforma educativa de forma unilateral… Sin embargo, al indicar que quizás AMLO confunde el término “abrogar” con “derogar”, le dio un poquito (sólo un poquito) de campo de acción al mandatario.

“Si algo se va a abrogar tiene que tener una alternativa porque no se puede quedar en el limbo”, aclaró Romero Hick… y precisamente eso es lo que explicó hoy el Ejecutivo: se frena la reforma en lo que se resuelven las nuevas enmiendas a la Constitución en materia educativa.