Unos minutos después de que el exsecretario de Hacienda y Crédito Pública (SHCP), Carlos Urzúa, anunciara su baja del barco, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que acepta la renuncia y reconoció que aunque él no esta conforme con las decisiones, su gobierno tiene el objetivo de cambiar la política económica que se ha venido imponiendo en los últimos años.

“N podemos seguir con las mismas estrategias, no se puede poner vino nuevo en botellas viejas” 

Agradeció la colaboración y el apoyo de Urzúa en el tiempo en que estuvo en la Secretaría y afirmó que la fórmula que se está aplicando para el cambio está dando buenos resultados: “tenemos buenas cuentas, no hay déficit, no crece la deuda pública, el peso es la moneda que más se ha fortalecido en lo que llevamos del gobierno”.

Explicó que debido a que el cambio es de fondo, a veces algunos funcionarios incluso dentro de su gabinete no están de acuerdo y “rechinan las bases”.

Ya hay sustituto

En este sentido, el presidente López Obrador anunció que el nuevo secretario de Hacienda será el hasta ahora subsecretario, Arturo Herrera, quien “acepta el cargo con mucha ilusión y responsabilidad”.