Este jueves, bien tempranito, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador acudió a votar, en una urna instalada en Tlalpan, para la Consulta Pública sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Y al término, ante los medios, el futuro presidente se soltó con todo en contra del periodista Carlos Loret de Mola y Televisa, en general.

Los acusó por manejar de manera irresponsable la información sobre la consulta y a Loret de Mola por crear un ambiente de “miedo” entre las personas. Afirmó que el periodista está diciendo que hay incertidumbre y que habrá “devaluación”, pero que “no puede apostar así solo porque no les gusta la consulta”.


AMLO también planteó la posibilidad de que algunas empresas “hayan dado línea a sus periodistas” para meter miedo a la población. Explicó que cuando iba de camino a la urna, puso el radio y escuchó al periodista Carlos Loret de Mola que hablaba como “pregonero” sobre la devaluación y la incertidumbre de este ejercicio.

De la misma forma, dijo que entendía que habían intereses de por medio en el asunto —intereses económicos, según dijo— pero que había que poner por delante “el interés general, el de los mexicanos, el del pueblo”.

En el lugar también afirmó que va a hablar con Carlos Slim y con otros empresarios interesados en el NAICM. Dijo además que “los financieros pueden estar tranquilos”.