Una de las propuestas principales de la nueva administración en el Gobierno —de AMLO, pues— era que existieran límites de salario en todos los aspectos de la vida pública mexicana. Mejor conocida por la frase de “nadie puede ganar más que el presidente”, esta nueva medida no tiene muy contentos ha varios: hasta el momento van más de 14 mil amparos frente a esta ley. 

Pa’ que no los agarren en curva, esta medida se publicó el pasado 5 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación y se llama Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos.

De acuerdo a Reforma, un total de 14 mil 737 funcionarios han presentado más de 3 mil demandas de amparo contra la aplicación de la ley.

¿Y quiénes son los más amparados? Pues el Poder Judicial. Entre los amparados van 430 jueces, 573 magistrados, 934 actuarios, más de 4 mil secretarios y cerca de 4 mil 500 oficiales. El resto de los amparados sí tiene un poquito más de variedad.

Hay funcionarios de PEMEZ, de la COFECE, de la PGR, del IPN y de la CFE. También, hay personas que se han amparado que pertenecen al INE, al IFT, al ISSTE, al SAT —para que siga el drama— y a SEGOB