Los conflictos entre Armenia y Georgia no son nuevos. Quizá tratando de hacer patria, una anciana georgiana dejó sin internet a gran parte de la población de Armenia y Azerbaiján.

Lo que muchos rebeldes quizá planearon en más de una ocasión, lo concretó una mujer de 75 años en un aparente accidente. La ahora apodada “spade-hacker” se declaró responsable de cortar un cable de fibra óptica, encargado de brindar este servicio al 90 por ciento de los usuarios armenios. El objetivo no era este, sino obtener cobre para venderlo como chatarra. Esta equivocación dejó offline a gran parte de Armenia por más de 12 horas.

Las autoridades señalaron que los hechos sucedieron el 28 de marzo y que se tomarán medidas al respecto. Aunque por el momento la anciana goza de libertad (debido a su edad avanzada),  podría ser condenada a tres años de cárcel por daños en propiedad ajena.