Cómo sólo los grandes pueden hacerlo, en un solo día EPN y compañía le bajaron el nivel a Los Pinos de manera por demás sorprendente. Primero al otorgarle la Orden del Águila Azteca a Jared Kushner… psss, por el serviciote que le hizo al pueblo de México al ofrecer un nuevo TLCAN nada favorable para nuestro país… y ahora, dejando entrar a Los Pinos a lo más banal de la TV mexicana. No hablamos de Angélica Rivera… bueno, entonces corrección: lo segundo más banal: Pati Chapoy y el honorable equipo de Ventaneando.

En la residencia oficial de Los Pinos La Gaviota tuvo a bien invitar a Pati Chapoy, La Choco, Pedrito Sola, Mónica Castañeda y Daniel Bisogno. Según el güey que dijo que debería haber chance de arrollar ciclistas (es decir, Bisogno), su entrada a Los Pinos se dio por mera relación farandulera que los tienen con la casi exprimera dama. ¿Y entonces por qué mejor no se los llevó a cenar a un Sanborns. a las instalaciones de alguna televisora o a su Casa Blanca, en lugar de dejar con una imagen más ñera la residencia donde anteriormente se recibía a jefes de Estado? Pos quien sabe. Total, parafraseando a Vicente Fox “ya se van, ya pueden hacer cualquier estupidez”…

Ventaneando en Los Pinos

Captura de pantalla

“Nuestra convivencia con Angélica fue, más que otra cosa, como actriz y como formando parte de esta familia del medio artístico (…) Además, hay que decir también que hemos tenido la fortuna de que nos hayan invitado otras ocasiones. Ventaneando es un programa que lo ve todo tipo de gente, de todos los niveles que usted me diga, entonces…”, comentó el caime bien de Daniel Bisogno.

Ventaneando en Los Pinos

Captura de pantalla

Por su parte, una de las conductoras del programa de chismorreo televisivo creyó necesario recurrir al alegato feminista de que Rivera es “ante cualquier situación, es una mujer” (¡qué revelación!) y, por ello, puede invitar a quien quiera a la que, en teoría, es su casa… y pues sí… pero, como diría Juanga, “qué necesidad” de andar presumiendo a tan finos invitados.

Ventaneando en Los Pinos

Captura de pantalla

En fin, un emocionado Pedrito Sola adelantó que La Gaviota les contó cómo fueron sus maravillosas giras presidenciales, cómo fueron sus experiencias al convivir con otros presidentes y, lo más sabroso, cómo fue que firmó contrato para estar un sexenio en Los Pinos… digo, cómo fue que “la enamoró el presidente”. Pero lástima, de todo eso nos enteraremos sino en otra edición de Ventaneando, en el libro de memorias que Rivera está planeando mandar a que se lo hagan, escribir.