Deportes

Argentina vs Nigeria: la última obra de Maradona

20 años más tarde Argentina y Nigeria se volvieron a ver las caras. Brasil es la sede, más de 9 mil kilómetros lejos de Estados Unidos, lugar en donde el mundo y la pelota vieron a Diego Armando Maradona convertirse en una leyenda, en un hombre que diría adiós a la Albiceleste de forma definitiva un 25 de junio de 1994.

Un campeonato y un subcampeonato del mundo se esfumaron, el “Pelusa” llegaría a su último certamen. El Estadio de Foxboro, con poco más de 50 mil asistentes, sería el lugar en el que la enfermera Ingrid María le “cortaría las piernas” a uno de los futbolistas más grandes de la historia. Sitio en donde según sus palabras la FIFA y la mafia del futbol le pusieron una trampa.

Dos décadas después, la Copa del Mundo de 2014 nos traería de inmediato a la mente aquel momento, casi como algo involuntario. Ver a Messi tomar la pelota y marcar dos goles y no ver en nuestra cabeza aquella imagen del 86 es casi un sacrilegio, pero ir ocho años más adelante es recordar una gran historia, una que llegó a su fin no de la mejor manera, una que sí mancho ese nombre, pero que a la vez lo inmortalizó, lo volvió un D10S.

messi

El “Barrilete Cósmico” ya no era lo que conocíamos, su brillante pasó por el NápolesBarcelona y Boca Juniors habían quedado atrás, pero ver correr a Diego en el rectángulo verde nunca estaba de más, es por eso que llegaría a su cuarta justa mundialista. Los griegos verían dentro de sus redes el último gol de Maradona, para cuatro días después ser elegido por el Control Antidopaje para hacerle exámenes, los cuales arrojarían resultados positivos por efedrina y algunas otras sustancias.

De inmediato el argentino tuvo que abandonar la concentración, se fue con un castigo de quince meses, el cual lo retiraría de manera involuntaria de la selección de su país.

Me cortaron las piernas y encima no me dejan defenderme. ¿Por qué habló el doctor Ugalde? ¿Por qué no cerró la boca? ¿No se da cuenta que la máquina se pudo equivocar? Pero no, no les importa, me dejan solo. Quiero tener el derecho a defenderme porque no me drogué. Cuando lo hice fui y le dije a la jueza: ‘¿Qué hay que pagar?’ Pero ahora no lo entiendo, porque no tienen argumentos.

ENFERMERA

Los pamperos hoy viven de ese recuerdo. La Copa del Mundo de México es su última luz en el camino, no hay más para ellos. Ni Juan Román, Palermo o Lionel han podido superar esta leyenda, ninguno le ha podido dar a su escuadra ese toque de grandeza, no han podido cargar a su equipo y hacerlo ganador.

En aquel momento a pesar de no estar en su mejor nivel, D10S era un pilar, la selección se descompuso y de milagro avanzó en la fase de grupos. Ya en Octavos de Final, Rumania le pasó por encima y no pudieron hacer olvidar la tragedia sudamericana. El recuerdo estaba fresco, el Argentina en contra de Nigeria, sin lugar a dudas, fue la última obra de Diego Armando Maradona.

Más de 90 juegos en su haber, 34 goles asestados, dos de gran calidad como la “Mano de Dios” y el “Gol del Siglo”, y una Copa del Mundo en sus manos, escribieron con letras de oro esa historia, esa que podría ser una biblia completa.

Comentarios