Carmen Aristegui lo volvió a hacer: desde el anuncio que realizó el domingo pasado por la mañana, las redes sociales no han dejado de atribularse alrededor de su investigación en contra del presidente Enrique Peña Nieto, en la cual denunció el presunto plagio que el mandatario realizó en su tesis para titularse como licenciado en derecho.

Los comentarios y las posiciones han sido tan numerosas como opuestas: desde quienes consideran que la revelación periodística se quedó corta —a comparación de sus anteriores trabajos— hasta quienes consideran que el presidente debería renunciar después de que se hiciera público el robo de 197 párrafos para configurar su tesis.

LA DESCONFIANZA DE LOS ALUMNOS

En las holguras de la Universidad Panamericana se respira un aire de sospechosismo en cuanto al caso. Cuando a los alumnos se les pregunta respecto al escándalo destapado por el equipo de Aristegui Noticias, su principal respuesta es una pregunta: “¿Por qué se revela hasta ahora, después de 20 años?”.   Los estudiantes —dicen—no confían en los medios: ya se trate de Aristegui, de López-Dóriga o quien sea.

Todos manipulan la información a su conveniencia”, lo tiene claro Javier, un estudiante de Negocios Internacionales, quien, sin tratar de justificar a su escuela, señaló que la mala realización de una tesis no es exclusiva de la UP, sino que se presenta en todas las instituciones de educación: “ya sea la UNAM, la Ibero o el Tec”.

En el mismo sentido se expresa Daniel, de la misma carrera, quien sabe que la acusación es muy seria y no hay que desestimarla, a pesar de que los conductos para publicitarla hayan sido alarmistas. Estaría a favor de que le quitaran el título a Peña Nieto, siempre y cuando se realizara una investigación que determinara si existió tal falla. Finaliza afirmando que “formatos para citar hay miles y han cambiado durante los años“.

LA RESPUESTA DE LA UP

 

comunicado-universidad-panamericana-tesis-plagio-pena-nieto

La institución educativa se comprometió a darle seguimiento al caso, de acuerdo con un comunicado compartido el pasado lunes, un día después de que fuera publicada la investigación en el portal Aristegui Noticias.

Las críticas sobre la publicación se ciernen —principalmente— más que sobre el contenido del reportaje, en la promoción que se realizó alrededor del texto, misma que fue calificada como amarillista y poco ética por algunos de los estudiantes entrevistados.

PASA EN TODAS LAS UNIVERSIDADES

El daño está hecho, piensan los estudiantes de la UP, a la vez que se desmarcan del presidente: “una persona no representa a toda la universidad”, repiten casi todos los alumnos consultados. La investigación fue retomada por medios internacionales como El País, Univisión, El Mundo, Telesur y la revista People; dañando —a consideración del estudiantado— la imagen de su alma mater en el extranjero.

Para Gerardo, quien cursa la carrera de Ingeniería Industrial, el trabajo de Carmen Aristegui y sus reporteros perjudica a los alumnos que quieran estudiar en el extranjero, “porque van a pensar que todos los de la UP son corruptos”. Según el joven de 18 años, el periodismo debería enfocarse en cosas más importantes que la Casa Blanca y el supuesto caso de plagio en la tesis de Peña Nieto.

“Van a pensar que los egresados de aquí son chavos de dinero que compran sus títulos“, dice José Carlos, mientras se sincera frente a la grabadora y afirma que él está sufriendo muchísimo para aprobar las materias de su licenciatura. “La Panamericana es muy estricta“, es otra de las frases que cada universitario repite después de ser cuestionados. “Pero se enfoca en la parte humana“, enfatizan.

universidad-panamericana-escuela-instalaciones

LA DEMANDA DE LOS ESTUDIANTES

A través de la plataforma Change.org, exalumnos de la Universidad Panamericana y representantes de la sociedad civil realizaron una petición para que al presidente Enrique Peña Nieto se le retire el título que lo acredita como licenciado en Derecho. Hasta el momento la propuesta ha sido firmada por más de 108 mil personas. Guillermo Luna, egresados de la UP y quien inició la petición, considera que el plagio de Peña Nieto le resta credibilidad y prestigio a todos los que forman parte de esa casa de estudios.

En 2013, la Ministra de Educación y Ciencia de Alemania, Arnette Schavan, dimitió por acusaciones de plagio en su tesis doctoral. En 2014, el Primer Ministro rumano, Victor Ponta, renunció a su título de doctor después de ser acusado de plagiar 80 páginas de su tesis.

En 2016 el candidato presidencial peruano César Acuña fue acusado por copiar en su tesis doctoral, actualmente enfrenta un proceso penal en España.

Mariana, estudiante de Ingeniería Industrial, cree que la universidad no hace a la persona y que, quizá, el presidente siempre fue una persona que hacía mal las cosas. Sobre la probable revocación del título no es muy optimista: “ya es presidente, va a seguir haciendo lo que quiera. Le van a quitar el título, no la presidencia; no va a cambiar nada”.

—En otros países han renunciado a sus cargos varios funcionarios tras ser acusados de plagio… ¿por qué acá no?

—Porque es México, goooeeeeey- bromea Mariana.