Arnulfo Cerón, líder campesino en Guerrero, se encuentra en calidad de desaparecido desde el pasado viernes 11 de octubre. Ya son varias las organizaciones que exigen su presentación con vida.

De acuerdo con Animal Político, Cerón fue visto por última vez por su esposa. El activista salió de su hogar, ubicado en Tlapa, Guerrero, para acudir a su reunión de Alcohólicos Anónimos, sin embargo, nunca llegó a su destino. Desde entonces se desconoce su paradero.

Foto: @elsurdeguerrero

Compañeros de Arnulfo Cerón Soriano apuntan al presidente municipal de Tlapa, Dionicio Merced Pichardo como “principal sospechoso de la desaparición” del activista, esto debido a que recibió amenazas tras un enfrentamiento que sostuvo con el edil.

Los medios de comunicación han sido “irresponsable”, criticó Pichardo en entrevista con Animal Político, al ser cuestionado sobre la relación que se le ha establecido con la desaparición de Arnulfo Cerón. Según el alcalde de Tlapa de extracción morenista, se ha mantenido en contacto con compañeros del líder campesino, así como con su familia.

Arnulfo Cerón es integrante del Frente Popular de la Montaña. Según uno de sus compañeros, Juan Sánchez, el alcalde de Tlapa es el principal sospechoso de la desaparición, debido que el líder campesino “no tiene otros problemas personales”.

Cerón se dedica a apoyar a las comunidades indígenas en la exigencia de obras, así como para la entrega de apoyos y la construcción de viviendas e instalación formal de comerciantes ambulantes. Luego de las disputas con el edil de Tlapa comenzó a recibir llamadas telefónicas intimidatorias. “Bájale de huevos al movimiento social, bájale porque te va a cargar la verga, te vamos a dar tu levantón y te vamos a matar porque no te calmas”, se le exigió en una de ellas.

Pese a que la desaparición de Cerón se dio desde hace días, las autoridades apenas comenzaron esta semana con las tareas de búsqueda. Ante esta indiferencia, desde el domingo se realizan manifestaciones y diversas acciones de protesta. Una de ellas, la toma de la caseta México-Cuernavaca, a la altura de la alcaldía de Tlapa.

Según Kenya Hernández, integrante del colectivo Zapata Vive, esta medida consistente en dejar pasar a los vehículos sin pago de peaje durará hasta que haya respuesta de parte de las autoridades. “Queremos una ruta de pacificación, porque tenemos compañeros presos, desplazados y ahora desaparecidos, y exigimos que nos dejen luchar por la paz, la libertad y la seguridad, pero lo que hace el gobierno es reprimirnos”.