A diferencia de México —hasta ahora— en algunos países de sudamérica sí se han llevado a cabo investigaciones sobre los casos de corrupción de Odebrecht y estos han tenido repercusiones en el ámbito político. Es el caso de Perú, donde un expresidente de fue sometido a una detención preliminar de 10 días mientras las autoridades indagan sus vínculos con la empresa brasileña.

A Pedro Pablo Kuczynski  lo persigue la sombra de la corrupción y el escándalo. ¿La razón? En marzo de 2018 se revelaron un par de videos donde muestran la compra de votos para que el Congreso perunano NO lo destituyera, después de ser acusado por mentir sobre sus presuntos vínculos con Odebrecht, ¿lo recuerdan?

“Hoy recibí la disposición del Poder Judicial de detenerme preliminarmente por diez días. Es una arbitrariedad. He colaborado absolutamente con todas las investigaciones y asistido puntualmente a todas las citaciones de las autoridades judiciales. Nunca rehuí de la justicia”, explicó Pedro Pablo en su cuenta de Twitter, al defenderse de las acusaciones y afirmar que les hará frente.

El caso

Perú tiene carrera larga en los casos de corrupción con Odebrecht, ya que hasta los señalamientos en contra de la empresa brasileña se han dado en las administraciones de Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala y Kuczynski. En la historia del oriundo de Lima, la justicia lo acusa de estar vinculado en los contratos de construcción de una carretera y una obra de riego que fueron adjudicados a Odebrecht —que finalmente obtuvo mediante favores políticos a cambio de dinero. Kuczynski entonces fue acusado por entrarle a estos movimientos cuando era ministro de Alejando Toledo.

En medio del escándalo, el político renunció al cargo y la Presidencia quedó en manos de Martín Vizcarra —quien fungirá como mandatario hasta 2021—, sin embargo, su renuncia no bastó, la investigación continúa y la trama de Odebrecht no desaparece de la mira de ls autoridades peruanas.

**Foto de portada: Getty Images.