“Parece reedición de la Policía Federal”, de esta manera AMLO dijo que no estaba satisfecho con el dictamen de la Guardia Nacional que aprobó la Cámara de Diputados y pidió cambios. Pero, ¿qué fue lo que NO le gustó al Peje? Se trata de la eliminación de un fragmento del artículo cuarto transitorio que le puso un alto a la incidencia del ejército y la marina en las tareas de seguridad pública.

Según AMLO, con las modificaciones que los diputados hicieron a la propuesta, la Guardia Nacional no está completa y todo el trabajo parece una reedición de la Policía Federal (PF), por lo que espera que el Senado evalúe estos cambios.

¿Qué decía el artículo cuarto transitorio?

En la propuesta de Morena, había un artículo que permitía la creación de un régimen de excepción que daba luz verde para que elementos de la Sedena (Secretaría de la Defensa Nacional) y la Marina le entraran a tareas de seguridad pública.

“De manera excepcional, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, la Fuerza Armada permanente prestará su colaboración para la seguridad pública”.

Se trataba del artículo cuarto transitorio que llegó al Pleno de la Cámara de Diputados y, de acuerdo con la diputada Martha Tagle, suponía una extensión de la Ley de Seguridad Interior, por lo que tuvieron que mocharle este fragmento y dejarlo de la siguiente manera:

“El Sistema Nacional de Seguridad Pública implementará un esquema de fortalecimiento del estado de fuerza y de las capacidades institucionales de las instituciones policiales, bajo objetivos cuyos resultados sean verificables”.

Además, si le echamos un ojo al artículo 129 de la Constitución, el ejército NO puede llevar a cabo estas labores en tiempos de PAZ. Pero el artículo cuarto transitorio daba una oportunidad para que esto sucediera.

¿Mando civil?

Luego, viene el artículo quinto transitorio —aquel que suscitó ruido la semana pasada, cuando Alfonso Durazo, secretario de Seguridad, dijo que el gobierno incorporaría un mando civil a la Guardia—. Sin embargo, a pesar de hacer la división en la organización de la Guardia Nacional, siguen las puertas abiertas para su operación en tareas de seguridad:

“En tanto persista la emergencia de violencia e inseguridad en el país y por un plazo máximo de 5 años, con excepción a lo dispuesto en el artículo 21, párrafo décimo segundo y 129 de la Constitución, la Guardia Nacional será adscrita a la dependencia del ramo de la Defensa Nacional para los efectos de la programación y ejecución de funciones en materia de seguridad”.

Según esto, las labores de estrategia y administración quedarán a cargo de la Secretaría de Seguridad. En fin, estos son los puntos vinculados en la polémica. Y ahí queda la eliminación del artículo cuarto transitorio, que se espera ser discutida en la Cámara de Senadores.

**Foto de portada: Comunicación Social Presidencia.