Aunque muchos creímos que la lamentable explosión en una toma clandestina en Tlahuelilpan, Hidalgo, iba a ser motivo suficiente para que las personas dejaran de entrarle a la huachicoleada, estábamos un poco equivocados. Lo decimos porque a sólo una semana del incidente -que hasta el momento lleva un saldo de 114 muertos- las autoridades siguen encontrando personas con litros de combustible robado. En esta ocasión fueron asegurados en Nuevo León, más de 100 mil litros de hidrocarburo obtenido de manera ilegal. 

Elementos de la Fiscalía General de la República en Nuevo León hallaron una toma clandestina de combustible y aseguraron cerca de 104 mil litros de hidrocarburo, así como dos inmuebles y objetos utilizados para recolectar gasolina, esto en los municipios de Santa Catarina y García.

Según información de la FGR, los elementos de seguridad realizaban un operativo sobre la carretera Monterrey-Saltillo para detectar la venta ilegal de combustible y ahí, a la altura de Santa Catarina, aseguraron tres tambos con 460 litros de combustible apróximadamente. Después, en la misma carretera encontraron una manguera que daba al interior de un predio, al cual pudieron entrar gracias a una orden de cateo y en donde capturaron a 2 personas con cerca de 2 mil 410 litros de hidrocarburo distribuidos en 18 contenedores y una manguera de 20 metros con válvula. 

En otra casa que se encuentra en el Ejido La Candelaria, municipio de García, se realizó otro cateo en el que las autoridades hallaron tres tanques estacionarios y un tracto camión que contenían en total 102 mil litros de combustible. En el lugar, personal de Pemex ayudó a los elementos de la FGR a inhabilitar una toma clandestina.