Debido a que estamos en fiestas patrias y todo mundo anda descansando, esta noticia no ha recibido la atención que se merece… Pero los ataques registrados este fin de semana en plantas de producción petrolera de Arabia Saudita, ya comienzan a tener repercusiones internacionales.

De acuerdo con El País, este lunes el barril de petróleo que es referencia para el sector europeo (el Brent) reportó un alza histórica del 10%… algo inesperado, pero que se da a raíz de que la industria de Arabia Saudita –una de las más importantes del mundo– tuvo que detenerse, luego de los ataques recibidos este fin de semana.

 

Según reporta La Jornada, el ataque contra plantas de producción saudí árabe fue perpetrado por el movimiento jutí de Yemen. En conferencia de prensa, el ministro de Energía saudita, Abdulaziz bin Salman, señaló que la agresión fue realizada con drones, los cuales generaron incendios en las refinerías de Abqaiq y Khurais.

 

El golpe perpetrado fue considerable, ocasionando la pérdida de alrededor de 5.7 millones de barriles de petróleo. Esto representa la baja del 5% de los suministros mundiales de petróleo. Para compensar la falta de producción, el ministro de Arabia Saudita señalo que se echará mano de los inventarios de Saudi Aramco, la empresa estatal de petróleo y gas de Arabia Saudita.

Foto: REUTERS

En este asunto no podría no dejar de meterse Estados Unidos. De inicio, responsabilizó de los ataques a Irán. “Fue Irán. Los Huthi están reclamando crédito por algo que no hicieron”, citan medios estadounidenses a funcionarios del gobierno de Trump, mismo que, después, señaló que se ocupará de abastecer los mercados petroleros del mundo.

La industria petrolera de Arabia Saudita es considerada la primera en lo relativo a exportación y la segunda en producción, sólo detrás de Estados Unidos. De acuerdo con Reforma, el precio del barril de Brent subió casi 12 dólares, el mayor avance en términos de dólares desde su lanzamiento en 1988.

Aunque a Arabia Saudita sólo le tomará unos días recuperar el volumen de producción de petróleo que se ha perdido en estos días en los que no ha producido, necesitará semanas para restaurar la capacidad de producción total. Incluso, Aramco podría declararse incapaz de cumplir con los contratos de algunos envíos internacionales.

Según indica El País, Arabia Saudí tiene una reserva de 188 millones de barriles, de los cuales podría echar mano, en caso de necesitarlos.