Durante el año, les hemos contado de varias de las estrategias -un poco desesperadas- que Sony ha llevado a cabo para evitar que la gente use la música han licenciado sin darles dinero. Desde demandar a familiares de reos por hacerles mixtapes, hasta bajar la música de sus artistas de SoundCloud

sin el consentimiento de sus creadores, parece que los abogados de Sony van a ser fríos y directos, aún frente a sus propias vacas sagradas, ya que, según reporta Bloomberg, Sony está amenazando con quitar el catálogo completo de Beyoncé de TIDAL.

Hace no mucho, el New York Post publicó un artículo donde se decía que Sprint y SoftBank habían comprado una parte de la compañía, haciendo que su precio se elevara a 250 millones de dólares, quintuplicando así su valor. Y aún cuando la noticia resultó ser falsa, parece que Jay-Z sí estaba en pláticas con las empresas de telecomunicación y contaba con esa inversión para pagar muchos de los gastos de la compañía, entre ellos la renovación de contrato con Sony, quien está demandando una gran cantidad de dinero en adelanto por las licencias necesarias, no sólo de Queen B sino las de los también dueños de TIDAL, Daft Punk, Alicia Keys y Usher.

¿Qué les parece esta situación? ¿Creen que TIDAL sobreviva a todas las inclemencias con las que se ha encontrado?