En 2014 empezó el problema, ya que el grupo empresarial azucarero estadounidense, American Sugar Coalition (ASC), acusó que el azúcar mexicana que se vendía en el país del norte estaba subsidiada y que el producto mexicano se vendía por  debajo de su precio normal. Así fue como se iniciaron las investigaciones y procesos legales contra México por subsidio y dumping. Sin embargo vale la pena recordar que el azúcar mexicano podía entrar a los Estados Unidos libre de aranceles como parte de los acuerdos del TLCAN.

El día de hoy, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, y el de Economía de México, Ildefonso Guajardo, anunciaron un acuerdo que pareciera ponerle punto final a dicho pleito legal. El hecho es significativo puesto que se lleva a cabo justo cuando Canadá, Estados Unidos yMéxico se alistan para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, y el de Economía de México, Ildefonso Guajardo

vía Twitter

Hasta antes del nuevo acuerdo, un 60 por ciento de las exportaciones mexicanas eran del 60 por ciento azúcar cruda y 40 por ciento refinada. Sin embargo, bajo el nuevo esquema, los exportadores mexicanos aceptaron reducir la proporción de azúcar refinada al 30 ciento del total, a cambio de que se suspendan las investigaciones por dumping y subsidios. Los dos países aceptaron además, que México tenga la primera opción de abastecer el 100 por ciento de las necesidades adicionales de azúcar del mercado estadounidense. Aún así, México se compromete a ser proveedor adicional de Estados Unidos, en caso de existir una mayor demanda del producto.

“La parte mexicana ha aceptado casi todas las peticiones de la industria estadounidense para encarar los problemas en el sistema actual y para asegurar un tratamiento justo para los cultivadores y refinadores estadunidenses de azúcar”, dijo Ross.

Proceso señala que el acuerdo está basado en los siguientes puntos: Se aumenta el precio del azúcar cruda mexicana, de 22.5 centavos de dólar por libra a 23. El del azúcar refinada aumenta de 26 centavos de dólar por libra a 28. Se reduce el volumen de las exportaciones de azúcar mexicana refinada de 53% (del total de las exportaciones) a 30%, peeero aumenta a 70% el volumen del producto crudo, que antes era de 47%. Sobre el nivel de pureza de las exportaciones mexicanas del producto, éste se reduce de 99.5% a 99.2%. Finalmente, México aceptó la condición de aplicar mayores sanciones a los productores del país que no cumplan con los primeros tres puntos del acuerdo en principio.

Pero no se emocionen todavía porque del dicho al hecho hay mucho trecho y el buen Ross añadió que “Desafortunadamente, a pesar de todas estas ganancias, la industria azucarera estadounidense ha dicho que no puede apoyar el nuevo acuerdo en su forma actual, pero seguimos esperanzados que se registren progresos en el proceso de redacción”.