Luego de que el pasado sábado una protesta contra el retiro de la estatua de un Confederado terminó en tragedia, esto en Virginia, esta mañana – en Baltimore – fueron retiradas cuatro estatuas con las que se recordaba a quienes pertenecieron a las fuerzas que hace 150 años decidieron separarse de Estados Unidos con el objetivo de no abolir la esclavitud.

De acuerdo con CNN, desde el pasado lunes en el ayuntamiento de la ciudad se votó a favor del retiro de los monumentos. Así, con la autorización de las autoridades, esta mañana una grúa procedió al retiro de las cuatro estatuas, las cuales serán trasladadas al cementerio Confederado, informó la alcaldesa de Baltimore, Catherine Pugh.

Aunque las pugnas por el retiro de los monumentos y banderas de la Confederación comenzaron desde hace años, éstas se intensificaron en 2015, cuando un supremacista blanco, identificado como Dylann Roof, asesinó a nueve afroamericanos en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur. Luego de este trágico hecho, la entonces gobernadora, Nikki Haley, ordenó el retiro de la bandera confederada que lucía en las afueras del capitolio del Estado.

El pasado sábado, grupos de extrema derecha se manifestaron en Charlottesville, Virginia, contra el retiro de la estatua de Robert E. Lee, considerado uno de los principales generales de los Estados Confederados. La estatua fue colocada en el parque de la ciudad desde  1924 y desde hace tiempo vecinos pedían que fuera retirada, argumentando que fomentaba la supremacía blanca, la esclavitud y la división racial. La manifestación en pro de la estatua de Lee terminó en tragedia, cuando uno de los supremacistas arrolló a un grupo que apareció para protestar contra la marcha que solicitaba la permanencia del monumento.

De acuerdo con datos recogidos por Univisión, se calcula que en todo Estados Unidos todavía hay por lo menos mil 500 símbolos que honran la Confederación. Las mayores colecciones están en Virginia, Texas, Georgia, Carolina del Norte y Mississippi. Quienes piden la permanencia de estos símbolos señalan que representan su herencia y orgullo: eliminar la bandera confederada, retirar monumentos o renombrar escuelas y bases militares es como borrar la historia… además, se escudan en la libertad de expresión que consta en la primera enmienda de Estados Unidos.

A la acción emprendida por las autoridades de Baltimore se espera que se sumen Lexington, Kentucky, donde el alcalde avisó que buscará retirar dos monumentos confederados que todavía pueden verse en la Corte.