El pasado viernes 26 de julio, cerca de las ocho de la noche, se registró una balacera afuera de las instalaciones del metro Tacuba, en la alcaldía Miguel Hidalgo, la cual dejó un saldo de 6 personas heridas y un muerto.

Las primeras investigaciones arrojaron que el incidente ocurrió gracias al intento de asalto por parte de un grupo de delincuentes a un policía investigación federal de la División de Investigación, quien caminaba entre los pasillos de la explanada del metro Tacuba y que disparó en varias ocasiones para defenderse, resultando herido minutos después cuando fue confundido con los ladrones.

Sin embargo, parece que el equipo delictivo del metro es más unido de lo que pensábamos, ya que además de compartir el gusto por lo ajeno, estos sujetos también comparten lazos sanguíneos. Al menos así lo ha dado a conocer la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México, pues señaló que los delincuentes involucrados en esta balacera en realidad son familiares que se dedican al robo con violencia en los alrededores del Metro.

La dependencia informó que el modus operandi de estos sujetos es esconderse entre los puestos afuera del metro Tacuba -donde tienen más familiares trabajando- y ahí atracan a sus víctimas. Si eso no fuera suficiente, la mayoría de los implicados cuentan con diversas averiguaciones previas y carpetas de investigación por delitos como lesiones dolosas, violencia familiar o robo a transeúnte con violencia. ¡Unas fichitas!

Como les informamos anteriormente, en este incidente también  se informó que un menor de edad de 14 años perdió la vida debido a un impacto de bala que recibió en el tórax. Aunque en un principio se hablaba de que era un joven que pasaba por el lugar, hoy la PGJ CDMX ha dado a conocer que el menor fallecido pertenecía a la banda en cuestión y que recibió el disparo cuando el policía al que intentó asaltar intentó defenderse.